Otro duelo de vecinos en el barro

Xurxo Fernández Fernández
x. fernández A CORUÑA / LA VOZ

DEPORTES

Dépor y Celta se miden en situación delicada, uno metido en descenso y el otro a tres puntos del pozo

23 dic 2017 . Actualizado a las 14:26 h.

El primer derbi de la pasada campaña también enfrentó a dos equipos en el margen de la línea roja que marca el descenso. La cita espabiló al Celta: a partir del 4-1 empezó a distanciarse del vecino, que no se recuperó del golpe y salvó la categoría sobre la bocina. La situación se repite hoy, con el año y la temporada más avanzados -esta jornada es la 17, aquella fue la novena-, pero necesidades idénticas. El conjunto blanquiazul cayó el jueves al pozo, impulsado por la victoria del Alavés en Mendizorroza. El celeste lo tiene a solo tres puntos; la cifra en litigio en un duelo entre dos escuadras que necesitan pasar por encima del rival para sacar la cabeza y cerrar el 2017 con un botín imprescindible. El calendario de ambos conjuntos se tuerce al doblar la esquina.

Si caen los de Cristóbal, se estancarán en los 15 puntos antes de afrontar Villarreal, Valencia y Real Madrid. Si pierden los de Unzué, recibirán con 18 al campeón vigente. Todo, con dos semanas de parón de por medio para rumiar el revés y afrontar el lógico hastío de una afición a la que no le salen las cuentas (esto es común en A Coruña y en Vigo). 

Espectativas incumplidas

Cinco victorias en 16 partidos de los visitantes, por cuatro de los locales en el mismo plazo. Nada que ver con las pretensiones que unos y otros tenían cuando cerró el mercado de invierno. El Celta ansiaba consolidar su candidatura europea a base de un par de retoques de nivel, pero ni el olfato de Maxi ni la inteligencia de Lobotka -a falta de que Mor se enchufe- han resuelto el grave problema de fragilidad que arrastra el conjunto del sur. Mal que se acentúa en el norte pese a la contratación del mundialista Schär para dar empaque al centro de la zaga. Solo Cartabia y Adrián, ambos de regreso, han satisfecho expectativas. Se ha quedado corto Valverde y aún más Bakkali, quien no entró siquiera en la convocatoria para el derbi. Lucas, otro de vuelta, sigue lejos del que se fue hace año y medio.

Incentivo emocional

El coruñés es quizá quien más se juegue en la cita a título individual. Estancado en las cuatro dianas, lejos de las pretensiones de recuperación que lo trajeron de vuelta a Riazor, responde al perfil de quienes encuentran motivación extra en un duelo con el vecino. No es el único que dispone de una ocasión perfecta para relanzarse. Juanfran y Guilherme también han arrancado el curso algo por debajo del nivel que exhibieron la pasada temporada. Çolak, por el contrario, despuntó frente al Leganés. Sidnei, ante los madrileños y el Barça. Rubén dio prueba de aptitudes en el Camp Nou. Son varios los que persiguen consolidarse, y el encuentro de esta tarde viene cargado de oportunidades para cerrar el año. También para el Celta.

Sisto estuvo horrible frente al Villarreal, que deslució además al Tucu y a Jozabed, y volvió a retratar las carencias de la pareja de centrales viguesa. No estuvieron en Balaídos ni Aspas ni Mallo, el dúo más estimulado por los partidos contra el Dépor. Regresan a tiempo de una cita sin apenas bajas (Cartabia es el único lesionado entre quienes engrosan ambos planteles) que pudieran deslucir la emocionante pelea en el barro.

Sin novedades en las listas ni en los onces habituales

Ni la convocatoria del Dépor ni la del Celta dejan sorpresa alguna. No hay novedades más allá del regreso de quienes se perdieron por sanción o molestias los duelos del pasado fin de semana. Así, en los vigueses, tanto Mallo como Aspas viajarán con el equipo y saltarán directamente al once que dispondrá Unzué. En los coruñeses, regresa Andone (paga el pato el desafortunado Bakkali), pero el rumano tendrá que contentarse (otra vez) con una plaza en el banquillo.

Las pruebas realizadas por el técnico local no hacen pensar en ninguna revolución de cara al derbi. Tampoco la goleada recibida en el Camp Nou forzará un volantazo y Cristóbal calcará casi todo el grupo titular que dispuso frente al líder y el Getafe. La única novedad prevista es la del lateral izquierdo, donde Luisinho entraría por Navarro. Çolak mantendrá su puesto, nuevamente en detrimento de Valverde.

Por parte de los celestes, la única plaza en disputa es la que comparten por turnos Tucu y Jozabed. Aspas formará en la doble punta con la que ahora parece encontrarse más cómodo el técnico visitante. No habrá tampoco retoques para enfrentar al vecino.