La gran promesa del ciclismo gallego

El corredor de Rois Martín Bouzas militará el próximo año en el Lizarte, filial del equipo profesional Movistar


Pontevedra / La Voz

Martín Bouzas (Rois, 1997) empieza a acariciar el sueño de todo ciclista de ser algún día profesional y correr las mejores carreras del panorama internacional. Y es que, a sus diecinueve años -cumplirá veinte a finales del próximo mes-, el todavía corredor del Supermercados Froiz ha decidido aceptar la oferta del Lizarte, filial del Movistar de Valverde y Nairo Quintana, para incorporarse a sus filas la próxima campaña, lo que multiplica sus opciones de dar el salto a medio plazo al mejor equipo español de la actualidad.

«Es un orgullo que una estructura de esa categoría cuente conmigo para la próxima temporada», explica Bouzas con una humildad casi impropia para un corredor de su talento. No en vano, en solo cuatro años compitiendo ha progresado a tal velocidad que resulta difícil encontrar un ejemplo similar, pudiendo presumir ya de contar con dos títulos de campeón de España de contrarreloj -en júnior en el 2015, y en sub-23 al año siguiente en su debut en la categoría-, además del bronce en esta misma especialidad que logró esta temporada.

Precisamente, sus altas prestaciones contra el crono han sido las que más han llamado la atención de la estructura que en su momento ganó cinco ediciones consecutivas del Tour con Miguel Indurain. Tanto es así que fue el propio mánager del Movistar el que mostró su interés por el corredor. «Fue [Eusebio] Unzué el que preguntó directamente por su situación en el campeonato de España», explica el director deportivo del Froiz, Evaristo Portela. Y ante esto, el responsable de la escuadra gallega entiende que, pese a considerar que quizá le vendría bien continuar un año más en Galicia para seguir creciendo más protegido, el corredor no debía rechazar la oferta. «Es una gran pérdida, pero siempre he dicho que yo trabajo para que mis corredores logren dar el salto», afirma Portela.

Por su parte, Bouzas confirma que el equipo navarro ya le había mostrado su interés la temporada anterior tras ganar el nacional de crono. Y aunque entonces decidió seguir en el Froiz, asume que esta vez no podía dejar pasar la oportunidad. «No fue difícil decidirme, porque creo que es un paso que tengo que dar. La situación del ciclismo español es la que es, con muy pocos equipos profesionales, y creo que el camino es estar en un filial si algún día quiero dar el salto», explica.

Con ese objetivo ya en el horizonte, el ciclista de Rois vuelve a hacer gala de su humildad al reconocer que quizá todavía no esté preparado para codearse con los profesionales. «Voy dando pasos, pero creo que aún me faltan uno o dos años para no llegar muy justito», asume. Aunque, a la vez, después de haberlo hecho en la pasada Vuelta a Madrid formando parte de la selección española, se muestra optimista respecto a hacerlo en el futuro. «En profesionales las carreras van más controladas, y creo que esa forma de correr a mí me va mejor», predice.

Una progresión meteórica tras un debut tardío

La incorporación de Martín Bouzas al filial del Movistar supone todo un espaldarazo a una progresión imparable que se inició hace solo cuatro temporadas. No en vano, el corredor de Rois empezó a competir en su primer año como juvenil en el Club Ciclista Padronés, dejando entrever unas muy buenas condiciones pero serias carencias para desenvolverse en el pelotón por su falta de experiencia. Y ya en la campaña siguiente, bajo la tutela de su vecino Blanco Villar, uno de los mejores ciclistas gallegos de la historia y que vio en él el talento que ahora se está confirmando, dio la sorpresa al proclamarse campeón de España júnior con autoridad.

Convertido ya en una pieza codiciada por muchos equipos, Bouzas decidió cambiar de aires y fichó por el Supermercados Froiz, donde se puso a las órdenes de Evaristo Portela. Y pese a obtener resultados discretos en las carreras en línea, en junio volvió a dar la campanada al repetir triunfo en el nacional, aunque esta vez con el valor añadido de hacerlo ante corredores mucho más hechos y hasta tres años mayores que él. Un hito que ni siquiera ciclistas como Alberto Contador, también campeón de España de contrarreloj sub-23 en su día, pero ya en su segunda temporada en la categoría, logró alcanzar.

A partir de entonces, el nombre de Martín Bouzas se ha consolidado como el de un firme candidato a dar el salto al campo profesional, llegando a ser seleccionado por el Trek para una concentración con vistas a incorporarlo al equipo en el futuro. Y aunque este año no ha logrado revalidar el título de campeón de España, él se muestra convencido de que su evolución sigue por buen camino. «Ha sido mi mejor temporada porque he mejorado mucho en las carreras en línea, que era donde más fallaba -valora-. Y de cara a la próxima, el objetivo es seguir progresando, luchar por el campeonato de España de crono y hacerlo bien en las vueltas que dispute con el equipo», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Tags
Comentarios

La gran promesa del ciclismo gallego