La AMA, ante la gran crisis del dopaje en Rusia

Enrique Gómez Bastida

DEPORTES

22 sep 2017 . Actualizado a las 19:03 h.

Este domingo, el Comité Ejecutivo de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), se reúne en París. Y no será una reunión más, como no lo es ninguna desde que el abogado canadiense Richard McLaren hacía públicas las conclusiones de las investigaciones sobre Rusia que la propia AMA le había encargado.

McLaren sacaba a la luz unos días antes de la inauguración de los JJOO Río 2016 el sistema de dopaje dirigido por las instituciones rusas utilizado tanto en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012 por la delegación rusa y en especial, en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno celebrados en Sochi 2014 (Rusia), descrito con brillantez en el documental Ícaro del director norteamericano Bryan Fogel.

Actualmente, la agencia antidopaje rusa (RUSADA) está autorizada a realizar controles de dopaje bajo supervisión internacional, después de un periodo en el que no estaba autorizada a desarrollar ninguna actividad antidopaje. Además, Rusia está suspendida por la federación internacional de atletismo (IAAF) que solo permite a los atletas rusos que cumplen unas estrictas condiciones a participar en eventos internacionales bajo bandera neutral, una forma de proceder que fue adoptada también por el Comité Paralímpico Internacional (CPI) y en ambos casos, refrendada por el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) de Suiza.