El plus de un torneo sin fallo

Repetir el título europeo obliga a España a alcanzar un nuevo registro: hacerlo invicta


Repetir el título europeo ofrece un nuevo dato para España. Debe hacerlo de forma invicta. Concluir la primera fase con pleno de victorias exige en la llegada de los partidos de cruces la imposibilidad de fallar. Veremos cómo se cuecen las cosas a partir de mañana.

Nos toca Turquía. El equipo local. El grupo D ha sido el más atractivo de la ronda inicial. Triple empate de Rusia, Letonia y Serbia, con Turquía cuarto y dejando fuera a Bélgica. Han sido grandes partidos. Los belgas, aquellos que hasta la fecha han sido los únicos capaces de hacernos morder el polvo, se van para casa de forma injusta. La cita que cerraba el grupo entre letones y otomanos fue un partido a todo o nada, hilarante, desbocado desde el primer minuto. El perdedor tenía el premio de medirse a España. Batalla épica.

El fácil camino serbio

Se ha puesto el cuadro para unas teóricas semis Lituania-Serbia y España-Eslovenia. Veremos si acertamos con el pronóstico del primer día. Serbia ha vivido en el alambre y ahora tiene el camino más accesible (la débil Hungría) y el ganador del Italia/Finlandia. Los italianos, sin juego interior, se lo juegan a la ruleta de los tiros. Si están acertados, complican la vida. Pero no siempre es así. Y Finlandia, jugando en casa, ha explotado con un chico llamado Lauri Markkanen, del cual un día explicaré su trayectoria. Lo vi por primera vez en un Europeo sub16 division B, en un Finlandia-Luxemburgo. Cosas de la vida.

Apuntaba alto Eslovenia y no ha fallado. Entre Goran Dragic y Luca Doncic se han espabilado para encarrilar a su país hacia unas semifinales del Europeo. Se citan con Ucrania en octavos, donde el obradoirista Pustovyi ha tenido actuaciones sobresalientes. Y si pasan ese escollo, a Letonia o Montenegro. Fantásticos los letones. Me encantan. Ese grupo lleva muchos campeonatos de formación brillando, y se ha sumado a la causa Porzingis. Juegan sin escatimar esfuerzos. Un baloncesto abierto.

Y claro, los que nunca fallan, los lituanos. Arrancaron con una derrota frente a Georgia. Éstos acabaron el partido como si hubieran ganado el Europeo…y se les acabaron las balas. Lituania, por el contrario, ha ido pasando rivales de forma sencilla. Son un martillo pilón. Con Valanciunas como referencia, y su siempre brillante artillería de tiradores. Una desagradable sorpresa si cayeran ante una alicaída Grecia en octavos para luego medir su valor real frente al ganador del Rusia-Croacia. Este cruce junto al Alemania-Francia, es, sobre el papel, lo más equilibrado e interesante de la ronda de 16.

Los rusos solo zozobran cuando el exterior Shved abusa sobando el balón. Muy bien Sergei Bazarevich con las rotaciones. Y por último un clásico Alemania-Francia en octavos. El NBA Dennis Schoeder necesitará de toda su brillantez para derrotar a los galos, que aún caminando de forma renqueante siempre son difíciles de roer. Toca un fin de semana de palomitas, manta y televisión.

Alberto Blanco es asistente técnico del Lietuvas Rytas.

El combinado nacional, líder en triples, rebotes y asistencias

Los cinco partidos ganados con solvencia por el equipo español en la primera fase tienen su traducción en las estadísticas y así España es el equipo con mejor porcentaje de triples anotados con un 44,7 por ciento, seguido de Croacia con un 42,0 e Italia 40,6.

En rebotes el dominio español es completo porque es líder en rebotes totales y defensivos y solo ha capturado uno menos que Lituania en ataque.

En cuanto a las asistencias, el equipo español domina con 125, cinco más que Letonia, que es segundo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El plus de un torneo sin fallo