López se agiganta en Sierra Nevada

El colombiano repitió triunfo en una etapa sin grandes cambios en la general


Miguel Ángel López logró en Sierra Nevada su segunda victoria en la presente Vuelta con otra exhibición de fortaleza cuando la carretera se empina. El colombiano del Astana volvió a hacer honor a su apodo de Supermán después de atacar junto a Contador en el penúltimo puerto de la jornada, deshaciéndose del madrileño y de Bardet en la última ascensión para alcanzar primero a Adam Yates, protagonista de la fuga del día, y alzar después los brazos en solitario en la cumbre granadina. Por detrás, mientras tanto, Froome se limitó a marcar a sus rivales resguardado tras su equipo, un Sky que una vez más sometió al pelotón exhibiendo una superioridad insultante. Y sin apenas diferencias entre los grandes candidatos al triunfo en la meta, el británico logró retener su maillot rojo sin pasar apuros.

La etapa, de solo 129 kilómetros pero con más de 3.000 metros de desnivel acumulado, se perfilaba como una buena oportunidad para que los candidatos a desbancar a Froome pusiesen a prueba al británico. Y aunque no se puede decir que buena parte de ellos no lo intentaron, lo cierto es que el líder ni siquiera tuvo que responderles en primera persona para mantener las cosas prácticamente como estaban.

El día transcurrió tranquilo para el pelotón hasta el alto de Hazallanas, de primera categoría. El Sky concedió una fuga sin hombres peligrosos en los compases iniciales, pero en cuanto llegó el primer puerto, el Astana ya demostró su intención de pelear por la etapa, contando con la colaboración del Bahrain de Nibali y el Trek de Contador para endurecer la carrera. Poco después, Bardet (AG2R) y Adam Yates protagonizaron el primer movimiento destacable, aunque todavía sin riesgo real para Froome. Y no sería hasta el ascenso al alto del Purche, también de primera y sin apenas descenso antes de iniciar la subida final, cuando llegaría el primer órdago realmente serio.

Otra exhibición del Sky

Contador, haciendo de nuevo gala de mucho coraje, aunque quizá no tanto de buenas piernas, lanzó su ataque desde lejos llevándose consigo a Supermán López. Pero el Sky, consciente de que ambos se encontraban a más de tres minutos en la general, no se puso nervioso y se limitó a mantenerlos a una distancia razonable.

Ya en Sierra Nevada, Nibali hizo su apuesta, pero después de varios kilómetros sin lograr abrir brecha sobre un grupo principal comandado por el vasco del Sky Mikel Nieve, decidió guardar fuerzas para otro día. Y por delante, viendo que el ritmo de Contador y Bardet no era suficiente para alcanzar a un Yates que cabalgaba en solitario en busca de la etapa, López se lanzó a por él dejando sin respuesta a sus compañeros de aventura, logrando su objetivo con un facilidad pasmosa.

Mientras, en el grupo de favoritos, Poels se bastó para llevar a Froome, dejando incluso por el camino a corredores como Contador, en volandas hasta la meta, donde el líder incluso se permitió el lujo de arañar unos segundos a Nibali. Un paso más para el británico hacia su ansiado doblete Tour-Vuelta.

Contador: «He querido ser valiente. Sabía que era un riesgo, pero quería intentarlo»

Tras dejarse 40 segundos en meta con Froome, el español Alberto Contador (Trek) ha asumido que su ataque desde lejos en la etapa de hoy con final en Sierra Nevada «era un riesgo», porque «pegaba viento», pero tiene claro que «cada uno tiene que correr como le gusta».

«He querido ser valiente. Sabía que era un riesgo, pero quería intentarlo», ha dicho un Contador para quien ahora «lo importante es recuperar» fuerzas para «seguir disfrutando de la última semana de la carrera».

Por su parte, el también español David de la Cruz (Quick Step), que se quedó fuera de los diez primeros de la general tras ceder casi cinco minutos frente a Froome, después de descolgarse en el penúltimo puerto de la jornada, explicó que «he vuelto a tener mala suerte, he tenido que cambiar la bicicleta antes de empezar a subir Monachil y aunque he podido entrar, al final lo he pagado». Por ello, el catalán afirmó que ahora el primer objetivo es «recuperar lo mejor posible para la contrarreloj y ver qué se puede hacer la última semana».

Hoy, jornada de descanso

Después de un duro fin de semana, la Vuelta afronta hoy su segunda jornada de descanso antes de la contrarreloj de 40,2 kilómetros entre el Circuito de Navarra y Logroño, que se presenta propicia para que Froome afiance su ventaja en la general.

La crono dará inicio a una última semana en la que el pelotón se traslada al norte de la Península para afrontar un desenlace en el que destacan la etapa con final en Los Machucos, puerto cántabro inédito en la Vuelta con duras rampas, y la ascensión del penúltimo día al Angliru, además de otras dos etapas de media montaña que pueden dar lugar a sorpresas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

López se agiganta en Sierra Nevada