Isco y el premio de La Rosaleda

Si el Madrid se lleva la Liga, el Málaga percibirá un millón de euros

.

madrid / colpisa

Cuatro años después de su marcha a la capital, Isco Alarcón regresará este domingo a La Rosaleda con una misión: rubricar con su primer título de Liga la que ha sido su mejor campaña vistiendo la elástica blanca. El centrocampista de Benalmádena saltará al césped del estadio que fuera el suyo durante dos campañas revestido de los galones que se ha arrogado convirtiéndose, a base de goles y asistencias, en uno de los futbolistas clave para que el Real Madrid mantuviese el pulso al Barça, ya fuera como comandante en jefe de la conocida como unidad B o asumiendo el rol de lugarteniente cuando Zidane optó por alistarle dentro del plan A. Y lo hará para afrontar un encuentro que, caso de que los visitantes certifiquen la victoria en el campeonato, tendrá pingües beneficios para las arcas locales.

Así lo estipulan las condiciones del traspaso acordado por Málaga y Real Madrid en el verano del 2013, que permitió la salida del talentoso mediapunta de Arroyo de la Miel a cambio de 27 millones de euros más otros tres por objetivos.

Afectaban estos últimos a la Liga, después de que el club madrileño ofreciese y el andaluz rechazase que alcanzasen a la Champions. Una decisión que ha ahorrado al conjunto de Chamartín pagar, hasta ahora, ese plus por trofeo. Isco no conquistó la Liga en sus tres primeras temporadas como merengue y, en consecuencia, su exequipo se quedó sin cobrar un dinero que sí se hubiese llevado aceptando la primera propuesta de los blancos. Se esfumaron los dos millones de euros que hubiesen tenido que ser transferidos al Málaga en virtud de las dos Ligas de Campeones que adornan el palmarés de Isco, pero el domingo podrá hacerse la entidad malacitana con uno si Míchel y sus jugadores no tumban a su adversario.

La presencia de Isco en La Rosaleda, que parece más que asegurada en virtud de sus últimas actuaciones, podría tener así consecuencias beneficiosas para ambos contrincantes. Para el Málaga, de mero carácter económico, y para el Real Madrid netamente futbolísticas, tratándose del jugador que ha dado mayor carrete al ataque operando como enganche a la vez que contribuía a un manejo más armónico del mediocampo aportando pausa y toque a un cuadro entregado, en su ausencia, al vértigo de que tanto gustan sus delanteros.

Diez goles y seis asistencias

Diez goles y seis asistencias en 29 partidos, 17 de ellos como titular, convierten al 22 en el centrocampista con mayor influencia en la demoledora ofensiva de un conjunto que arribará a La Rosaleda con 64 encuentros consecutivos viendo puerta y que ha batido esta campaña el récord liguero de dianas a domicilio (56). Marca esta última registrada en Balaídos con el internacional español como protagonista, al ser el autor del pase a Cristiano Ronaldo que permitió al luso poner el 0-2. A rebufo del malagueño se sitúan James -ocho tantos y seis pases de gol en 21 partidos- y Kroos -tres y once, respectivamente-. Números que hablan de la importancia que ha adquirido un Isco cuya situación es hoy muy distinta a la que vivía la última vez que el Real Madrid pisó La Rosaleda.

Fue aquel partido un mal ejemplo para los blancos, que estuvieron muy desentonados y acabaron pidiendo la hora después de que Albentosa neutralizase en la segunda parte el tanto que había marcado Cristiano Ronaldo. Isco fue titular ese día, en el que operó como falso nueve, con Cristiano Ronaldo y Jesé por los flancos. Dejó su puesto a James en el minuto 75, agotado el fuelle por un trabajo que no tuvo recompensa. La escuadra que sufrió su segundo golpe en el principal torneo doméstico desde la llegada de Zidane al banquillo,. Un resultado que, no obstante, le valdría este domingo para ser campeón... Y al Málaga para llevarse de paso un millón de euros.

Votación
0 votos
Comentarios

Isco y el premio de La Rosaleda