Taytvydas Sabonis: «Cuando llegó la oferta no lo pensé»

El nuevo pívot lituano del Básquet Coruña siguió el consejo de Richi Guillén para fichar por el conjunto coruñés

Sabonis, a la izquierda, pelea por un rebote
Sabonis, a la izquierda, pelea por un rebote

El Leyma Coruña no ceja en su empeño de cerrar cuanto antes su plantilla para la próxima temporada. El buen sabor que dejó el final de la campaña pasada, en la que apeó en el play off al Breogán y cayó en el último minuto del quinto partido de la semifinal por el ascenso en Melilla, ha impulsado un proyecto que ya ha confirmado la continuidad de siete jugadores y que ayer llegó a un acuerdo para incorporar a Tautvydas Sabonis, el hijo del mítico pívot lituano. Con Monaghan y Creus (bases); Stelzer, Hernández, Peña y Sabonis (aleros); y Zyle y Olmos (pívots), el club coruñés busca ahora completar la plantilla con dos interiores y un exterior.

Tautvydas, Tutty, Sabonis es un ala-pívot de 2.03 metros de altura y 24 años. Ha desarrollado casi toda su carrera deportiva en Málaga, primero en la cantera del Unicaja y después en las filas de su conjunto vinculado, el Clínicas Rincón, con el que disputó cuatro campañas, tres en Adecco Oro y uno en Adecco Plata. La temporada pasada jugó en el Palma Air Europa, en la LEB Oro. Ahora, con varias ofertas sobre la mesa, confiesa que se decantó por A Coruña sin necesidad de hablar con Tito Díaz. Cree firmemente que el estilo de juego y lo que transmitió el conjunto coruñés el curso pasado le vendrán bien para dar un salto adelante. «Hablo mucho con Richi Guillén y la verdad que el me dijo que A Coruña me vendría muy bien, así que cuando llegó la oferta no lo pensé». Nacido en Valladolid (1 de mayo de 1992), tiene nacionalidad española y un acento que remite irremediablemente a su formación malagueña. De hecho, tras pasar unos días de vacaciones en Lituania, estos días trabaja en Málaga para llegar en buenas condiciones al Leyma en agosto.

Un jugador versátil

Hijo del mejor pívot de la historia del baloncesto europeo, su hermano Domantas (cuatro años menor) está a punto de debutar en la NBA con los Oklahoma Thunder. «Me motiva para seguir. Quizá siendo más pequeño me costaba entender todo lo que pasaba a mi alrededor, pero ahora estoy con muchas ganas para ayudar al Básquet Coruña».

En Mallorca, en su primera aventura lejos de Málaga, firmó una campaña irregular (18 minutos, 6,3 puntos, 4 rebotes y 6,8 de valoración por partido), quizá, como él mismo expone, por las lesiones y los continuos cambios, ya que combino las funciones de tres o cuatro en función de las necesidades del equipo. «Siendo realista, creo que debo evolucionar claramente para jugar de tres. Quizá en la LEB puedo aguantar de cuatro, pero lo lógico es evolucionar hacia fuera. Supongo que así será en A Coruña, aunque sé que si hay problemas de faltas en los hombres interiores o en situaciones puntuales lo haré de cuatro». De hecho, en su última visita a Riazor le tocó frenar a Burjadanze. «No tuve mi mejor día en ataque, pero en defensa creo que lo hice bastante bien». Eso sí, fue el MVP de la última jornada, en un partido en el que el Palma se jugaba entrar en los play off. Pese a la victoria frente al Barça B (87-75), quedó fuera, pero Sabonis firmó 27 de valoración tras anotar 20 puntos y capturar 10 rebotes. 

Conoce de memoria toda la plantilla del Leyma y sabe de la apuesta por la continuidad -«es un equipo hecho y yo soy nuevo, así que tendré que ganarme los minutos»- y ha coincidido sobre la cancha en muchas ocasiones con Joan Creus o Ángel Hernández. También con Beka Burjanadze (cantera del Baloncesto Sevilla), cuya evolución en el Leyma le animó a tomar rumbo a A Coruña. «Me han hablado del frio y la lluvia, pero bueno, al fin y al cabo, soy lituano».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Taytvydas Sabonis: «Cuando llegó la oferta no lo pensé»