Gabinete de crisis por Gómez Noya

La federación gallega analiza la decisión del triatleta de anular su ficha autonómica al no sentirse defendido


redacción / la voz

La carrera de Javier Gómez Noya seguirá íntimamente vinculada a Galicia, pero en este año 2016 competirá al margen de la federación autonómica de triatlón (Fegatri). El pentacampeón del mundo de distancia olímpica anuló su licencia gallega, como ayer adelantó La Voz, y avanzó algunas claves que explican su ruptura, aunque dejó para más adelante los detalles últimos de una decisión «dolorosa». Se abren algunas incógnitas.

¿Por qué prescinde de su ficha territorial?

Javier Gómez Noya expuso los motivos de su decisión ante las preguntas de La Voz: «Por unos hechos muy graves acontecidos contra mi persona de cierta persona que representa a la federación, me he visto tristemente obligado a tener que tomar esta decisión, ya que ni me siento representado ni mucho menos defendido por la federación». Según explicó, sufrió un problema con alguien del seno de la federación autonómica y no encontró el apoyo que esperaba de la institución, en la que militaba desde que empezó su carrera más de tres lustros atrás, tal como adelantó: «Tras el daño que alguien de la federación me ha hecho, prefiero desvincularme y apoyar al triatlón gallego por mi cuenta, ya que no puedo estar en el mismo barco que esta persona». Los motivos y las personas involucradas los compartirá «cuando llegue el momento», si bien confía en que este asunto no trastoque su preparación para su gran reto del 2016, la preparación para los Juegos Olímpicos de Juegos Olímpicos de Río 2016.

¿Cuál fue la relación entre Gómez Noya y la Fegatri?

La Federación Gallega de Triatlón, sobre todo en sus inicios y cuando el CSD le vetó en pruebas internacionales por una valvulopatía, le brindó su apoyo incondicional y Gómez Noya siempre ha agradecido ese respaldo. Con la licencia autonómica continuó compitiendo a nivel estatal y lució el mono gallego como señal de reconocimiento. Elogios que nunca ahorró una vez alcanzada la élite, cuando continuó participando en actividades organizadas por la Fegatri. La institución creció también con el ferrolano como bandera. «El triatlón gallego me va a tener para todo lo que se necesite porque me siento en deuda con él. Ahora mismo me apetece por ejemplo ayudar a la Escuela de triatlón de Ferrol que lleva mi nombre», comenta agradecido del cariño que recibe de diferentes clubes e instituciones en Galicia. De hecho, nunca quiso irse de aquí. Tras su presencia en el Centro Galego de Tecnificación Deportiva, hizo de Pontevedra su lugar de residencia y centro de entrenamientos, aunque en los últimos años prefirió crear un grupo de trabajo propio de manera independiente con Carlos David Prieto como técnico.

¿Qué va a hacer la federación gallega?

La junta directiva de la Fegatri se reunió ayer de urgencia para analizar la decisión de Gómez Noya. Su presidente, Óscar Surís, propuso la reunión y, aunque en un principio estaba previsto que, a su conclusión, emitiese un comunicado expresando la posición oficial sobre el asunto, al cierre de esta edición estaba descartado el escrito. Comunicará su posición sobre el tema en las próximas horas.

¿Tiene arreglo la situación?

Es difícil, pero no imposible. Todavía se podría reconducir si se produjesen cambios en las posturas. Javier Gómez Noya ha querido diferenciar su sentimiento actual hacia la federación gallega de su actitud hacia el responsable concreto de su marcha. «Ahora solo pido respeto hacia mi persona y que se me deje tranquilo para preparar los Juegos. No tengo nada en contra de la federación gallega como institución, pero sí ante ciertas personas que las representan», matizó el deportista ferrolano, de 33 años. En ese sentido, si se desbloquease de alguna manera ese enfrentamiento, podría volver a representar en el futuro a la federación gallega.

¿Puede jugar José Ramón Lete un papel de mediador?

Sí, y, de hecho, lo va a hacer. El secretario xeral para o Deporte de la Xunta de Galicia, José Ramón Lete, quiere tener la máxima información sobre el tema desde ambas partes, por si pudiese ofrecer algún tipo de solución o mediar en el conflicto. Si bien entiende que se trata de un asunto que quizá exceda de sus atribuciones, o un tema interno entre la federación y su deportista más prestigioso, va a intentar dialogar porque es consciente de que Gómez Noya es uno de los mejores deportistas de la historia de Galicia. Aunque si el conflicto fuese de carácter personal, se vería obligado a ser equidistante.

¿Qué consecuencias tiene el cambio de licencia?

Solo simbólicas, al menos de momento. Al anular su ficha gallega, Gómez Noya visibiliza un descontento ante «unos hechos muy graves», pero seguirá igual de apegado a su círculo de confianza, que se encuentra aquí. El propio triatleta proclamaba el lunes en las redes sociales lo a gusto que se encuentra en Pontevedra, donde seguirá residiendo y entrenando. En Lugo continuará teniendo su club, el Fluvial, con el que compite desde sus inicios, y con el que podría reaparecer dentro de tan solo unas semanas en una prueba de ámbito nacional. En Ferrol, la ciudad donde se crio, impulsará una más estrecha colaboración con la escuela de triatlón que el club local bautizó con su nombre. Y, como siempre, el grueso de su calendario lo afronta en el extranjero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Gabinete de crisis por Gómez Noya