La noche en que Lugo cazó árbitros con red

Miguel Álvarez LUGO / LA VOZ

DEPORTES

PEINO

La agresión a los colegiados tras el partido de baloncesto Breogán-Oximesa

08 feb 2016 . Actualizado a las 08:34 h.

El 14 de febrero de 1987, el Breogán firmó su episodio más negro. Recibió al Oximesa, un rival directo por la permanencia en la ACB. Los lucenses perdían al descanso por 36-53. Pero remontaron. En los últimos segundos, con 86-87 en el electrónico, recuperaron un balón. Nino Morales recibió una falta personal cuando lanzó a canasta. Tras una larga deliberación, los árbitros decretaron que la acción estaba fuera de tiempo. Horas más tarde, Alzuria y Mateo Ramos fueron agredidos por la turba que se agolpó en el Pabellón Municipal.

Prólogo

Dos equipos necesitados. El Oximesa se encontraba en todas las quinielas para descender. «Éramos inexpertos y pobres, una cenicienta», recuerda Luis Álvarez, base de los granadinos. «Cuando llegamos a calentar, el público ya había llenado la cancha. Se notaban muchos nervios», agrega.

Los andaluces se escaparon en la primera parte, pero el Breogán reaccionó. A falta de unos segundos, se colocó a un punto. Luis Álvarez perdió el balón. Nino Morales lo recibió bajo el tablero y fue objeto de una falta personal de Spicer. «Todos tuvimos la sensación de que estaba dentro del tiempo», recuerda el entonces alero celeste.