Las guerras psicológicas de Rossi

El italiano centra sus ataques en Márquez que entra en su grupo de enemigos históricos


Borja González / Colpisa

«Sabemos que Valentino es realmente bueno en las ruedas de prensa y fuera del circuito, pero ahora tiene que batir a Jorge en la pista. El show es dentro del circuito y la batalla es entre él y Jorge, yo no quiero estar dentro». Marc Márquez trató de mandar el mensaje el viernes en Sepang de que prefería ponerse a un lado y no entrar en el terreno de juego que el jueves le había planteado Valentino Rossi. El sábado, tanto durante el tercer entrenamiento libre como en el cuarto, los dos pilotos se encontraron en la pista, lo que desató los comentarios.

Y este domingo la patada del italiano al español que lo sacó de la pista no ha hecho más que evidenciar un conflicto entre los dos pilotos. 

Y es que, todo lo que ocurre entre estos dos campeones se está mirando con lupa. En un Mundial de MotoGP que mide el duelo Rossi-Lorenzo se desarrolla una guerra paralela entre Rossi y Márquez. El español ha entrado ya, definitivamente, en la lista de enemigos que el italiano ha cultivado en sus 20 años en el campeonato, un periodo en el que se ha ganado el ser considerado como el rey de la guerra psicológica.

Max Biaggi

Max Biaggi era el indiscutible dominador de los 250cc, coronándose campeón consecutivamente entre las temporadas 94 y 97. En ese último año Rossi conquistó su primer título mundial, el de 125cc. Sin haberse cruzado en pista, Rossi y Biaggi se encontraron, o más bien Valentino buscó al romano, piloto de carácter algo agrio. El paddock habló de un roce entre ambos en un restaurante italiano en Phillip Island, donde casi llegaron a las manos. En el 2000 coincidieron por primera vez una parrilla, la de 500cc; y en el 2001, en la primera carrera disputada en Suzuka, estalló la guerra. Una maniobra de Biaggi hizo que Rossi se saliese por la tierra en plena recta. Después de perder varias posiciones Valentino logró recuperar la posición y tras pasar a final de recta a su rival se giró y le dedicó una peineta. Rossi ganó la carrera y Biaggi fue tercero; en la posterior rueda de prensa a punto estuvieron de llegar a las manos, algo que sí sucedió en el backstage del podio de Montmeló, donde la batalla dialéctica llegó a lo físico. A partir de ahí se desató una cruenta batalla psicológica que cayó del lado de Rossi, que comenzó a forjar su leyenda mientras que Biaggi iba minimizándose como piloto. El romano vivió siempre a la sombra de El Doctor, siendo incluso derrotado cuando este abandonó Honda por Yamaha, un momento tras el que Biaggi llegó a ver abiertas las puertas del cielo.

Sete Gibernau

Sete Gibernau «Cada historia es diferente», explicó Rossi este año en Jerez acerca de sus rivalidades, en concreto sobre la que mantuvo con Gibernau. «Con Biaggi nunca hubo una gran relación. Con Sete sí diría que éramos amigos, pero nuestra relación se deterioró a partir del GP de Catar del 2004. Creo que ahí él usó el juego sucio. Tuve que salir desde la última posición de la parrilla. Me caí y perdí muchos puntos. A partir de ese momento la cosa se complicó». Sepang, precisamente, fue el escenario de la carrera que sucedió a aquella de Catar. En la rueda de prensa del jueves -mismo escenario de la vivida esta semana esta vez con Márquez como protagonista-, Rossi descargó su ira sobre el piloto español. Sobre todo hubo muchos gestos: Gibernau miraba a su rival y este se encargó de ignorarle. A raíz de eso se contó que Rossi hizo el juramento de que Sete no iba a volver a ganar nunca más. Y aquello se cumplió. Los éxitos del italiano se solaparon con la peor época del español. Y Rossi nunca dejó escapar la más mínima oportunidad de mofarse del que había sido su amigo.

Casey Stoner

El punto de partida de este enfrentamiento fue la carrera de Laguna Seca del 2008. En esa prueba Stoner había sido el claro dominador en entrenamientos y para el domingo no se esperaba otra cosa que no fuese su triunfo sin paliativos. Esto después de haber ganado sin sudar, según él mismo había dicho, en la anterior carrera disputada en Alemania. Entonces Rossi desplegó su plan: tratar de estar siempre por delante del de Ducati para frenar su brutal ritmo. Un plan con un punto culminante: el famoso adelantamiento por la tierra en el popular Sacacorchos. El italiano desquició al australiano, que incluso terminó yéndose al suelo. En la siguiente carrera, en Brno, Stoner volvió a terminar besando el asfalto con Rossi presionándole desde la segunda plaza. El título fue para Valentino, mientras que Stoner no dejó de criticar los modos del campeón. Eso sí, años después tendría su revancha, no dejando escapar la ocasión de regodearse en el fracaso de Rossi cuando este penó durante dos años en Ducati. De ese periodo, a raíz de una caída del italiano que se llevó por delante al australiano y durante la posterior disculpa no aceptada de Rossi, es la famosa frase de Stoner: «Tu ambición ha podido más que tu talento».

Jorge Lorenzo

El último gran duelo mental de Rossi antes del que este año ha activado con Márquez -primero por lo ocurrido en Argentina, después por el final de la carrera de Assen y ahora por lo vivido en Phillip Island-. El italiano vio el peligro en Lorenzo desde su desembarco en Yamaha en el 2008. Nada más llegar, el mallorquín se encontró con un muro físico entre las dos partes del box de la marca japonesa, en principio para preservar la información, porque ambos usaban diferentes marcas de neumáticos -Michelin Lorenzo, Bridgestone Rossi-. Aunque eso se mantuvo incluso cuando los dos corrían con el mismo material. Esa temporada y las dos siguientes fueron de guerra psicológica permanente, dentro y fuera del box, incluso con acusaciones de espionaje y con continuos enfrentamientos en pista. Algo que terminó con el título del español en el 2010 y con la marcha del italiano a Ducati.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las guerras psicológicas de Rossi