Todos contra Djokovic

Tras derrotar a Nadal, al serbio solo debe salvar el escollo de un renovado Murray antes de la final con los noveles Wawrinka o Tsonga


¿Quién puede parar a Novak Djokovic en busca del único grande que falta en su colección? Esa es la gran duda que domina las horas previas a las semifinales del Grand Slam de arcilla que este jueves enfrentarán al serbio contra el británico Andy Murray y al suizo Stan Wawrinka contra el francés Jo-Wilfried Tsonga.

Tras haberse quitado de encima al español Rafael Nadal, ganador de nueve de los diez últimos Roland Garros, el serbio está lanzado hacia el título para convertirse en el octavo tenista que completa los cuatro grandes.

Antes, el número uno tendrá que alcanzar su décimo sexta final de un Grand Slam, lo que le obliga a batir a uno de lo tenistas más en forma del momento, tercera raqueta del planeta e invicto esta temporada sobre tierra batida.

Djokovic lo tiene todo de cara. Encadena una racha de 27 duelos sin conocer la derrota, ha ganado todos los torneos importantes esta temporada en la que sólo ha sufrido dos derrotas. Murray sólo le ha vencido 8 veces de 26 y ninguna de ellas sobre tierra batida, donde solo han jugado dos veces. El balcánico se ha impuesto en lo siete últimos duelos.

El serbio muestra una confianza sólida, no ha cedido ningún set hasta el momento y eso que en cuartos se midió contra su bestia negra del torneo, Nadal, que le había eliminado en seis ocasiones en Roland Garros.

Djokovic y Murray se habían medido en todos los Grand Slam menos en París y el serbio se había impuesto en cinco ocasiones, frente a dos veces del escocés.

Datos de la hemeroteca que dicen poco del británico, que jugará por tercera vez las semifinales de Roland Garros pero lo hará como un tenista nuevo. El influjo de su entrenadora, la francesa Amelie Mauresmo y de la madurez de sus 28 años han metamorfoseado al impulsivo tenista en un jugador más reposado.

Eso le permite huir de la precipitación y construir de forma paciente los puntos, algo vital sobre la arcilla, un cambio que le ha hecho encadenar 15 victorias consecutivas en esa superficie y apuntarse los torneos de Múnich y el Masters 1.000 de Madrid.

Y cobrar un plus de confianza para afrontar al claro favorito en clara posición de desventaja.

Una gesta que le convertiría en el primer británico en la final de París en la «era Open» y obligaría a desempolvar los libros de historia, porque su último compatriota que jugó el definitivo partido en Roland Garros fue Bunny Austin en 1937, un año después de que Fred Perry lo hiciera por segunda vez consecutiva.

Murray se convertiría, además, en el décimo tenista que disputa la final de los cuatro grandes.

Cualquiera que gane el otro duelo, el que abrirá la jornada de mañana a las 13.00 horas GMT en la pista Philippe Chatrier, disputará su primera final en Roland Garros.

Tsonga jugará por segunda vez las semifinales del Grand Slam de arcilla, tras haber perdido en 2013 contra el español David Ferrer. Wawrinka cayó ese año en cuartos de final en la que es su mejor actuación en París.

El suizo, novena raqueta del mundo, persigue su segunda final de un Grand Slam, tras haber ganado el año pasado el Abierto de Australia.

El francés aparece como el semifinalista de más bajo ránking, 15, aunque haberse metido entre los cuatro mejores del torneo le propulsarán al puesto 11 el próximo lunes, a menos que llegue a la final y entonces apee del «top 10» a Nadal.

En ese caso se convertiría, además, en el primer finalista francés en Roland Garros desde Henri Leconte en 1988

Finalista en el Abierto de Australia de 2008, su mejor actuación hasta el momento, lograda con 22 años, con 30 el francés cuenta con la ventaja del público y de haber dotado a su tenis de mayor reposo. Su servicio es letal y puede ser la clave del partido.

Tsonga, que ya ha ganado a dos «top 10» en esta edición, al checo Tomas Berdych (4) en octavos y al japonés Kei Nishikori (5) en cuartos, ya ha vencido en dos ocasiones a Wawrinka en Roland Garros, en tercera ronda de 2011 y en octavos al año siguiente, siempre a cinco sets.

Pero el helvético se impuso a finales del año pasado en la final de la Copa Davis, partido tras el cual Tsonga reveló una lesión de brazo que le hizo perderse todo el inicio de temporada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Todos contra Djokovic