«Jugar la final de la NBA contra Pau sería el séptimo cielo»

Los dos hermanos se enfrentarán muy probablemente en el All Star


nueva york / dpa

Mañana se cierra la votación y el español Marc Gasol está entusiasmado con la posibilidad de poder enfrentarse a su hermano Pau en el partido de los All Star de la NBA. «Sería increíble. Sería algo histórico. No recuerdo nada parecido. Enfrentar a mi hermano en el All Star sería algo único, pero ahora mismo está fuera de nuestro control», señaló Gasol desde el parqué del Barclays Center de Brooklyn, Nueva York. «Sería algo muy grande, apenas un peldaño por debajo de jugar finales de la NBA uno contra el otro, lo cual ya sería el séptimo cielo», añadió el pívot de veintinueve años, que está promediando 19,4 puntos, 8,1 rebotes y 3,5 asistencias esta temporada.

-Es un año especial. En Memphis el público lo postula al MVP. ¿Se entusiasma?

-Me sonrojo, porque realmente no veo que haya hecho nada tan extraordinario como para que me den ese premio. De todas formas, mientras que el equipo y mis compañeros se beneficien, es un orgullo que la gente lo crea. Es muy lindo, aunque es un tema que me supera.

-Los aficionados están a punto de elegirle a usted y a su hermano para el All Star. ¿Cómo se siente?

-Sería increíble. Sería algo histórico. No recuerdo nada parecido. Enfrentarme a mi hermano en el All Star sería algo único, pero ahora mismo está fuera de nuestro control. Es la típica cosa en la que intentas no pensar porque no tienes control. Intento evadirme de esas cosas externas y trato de preocuparme por el próximo partido. De todas formas, cuando pase sería algo muy grande, apenas un peldaño por debajo de jugar finales de la NBA uno contra el otro, lo cual ya sería el séptimo cielo.

-Entre lo que puede controlar está lo que hace dentro de la cancha. ¿Qué análisis hace de la situación actual de los Memphis Grizzlies?

-Es un mes duro. Enero siempre es una etapa difícil de la temporada. Es un momento en el que el cuerpo empieza a notar la fatiga de tantos partidos, se sienten los golpes y las pequeñas lesiones. Todo se hace más evidente, pero tienes que seguir empujando y trabajando. No puedes dejar que la fatiga te supere porque entonces das dos pasos para atrás y nunca superas esa barrera. Vamos a tener algunas derrotas más, pero es el momento de trabajar, sobre todo fuera de la pista, con ejercicios en el gimnasio y en el training room (la sala de masajes y kinesiología).

-Este año ha modificado su alimentación. Come productos orgánicos y perdió peso. ¿Eso le ayuda a aguantar mejor la temporada?

-La razón por la que cambié mi alimentación fue la lesión que tuve el año pasado en mi rodilla. Eso me sacó de la cancha por muchas semanas y me hizo pensar. Cuando eres un jugador joven piensas que eres invencible, que las lesiones no te pueden ocurrir. Yo nunca había tenido una lesión seria como esa en mis seis años en la liga, pero en aquel momento pensé: tengo veintiocho años, ¿cómo puedo ser mejor? Todo el mundo piensa en el tiro, el uso de la mano izquierda o derecha, la defensa... Hay otro paso que se puede dar. No busqué saltar más alto o correr más rápido, pero sí puedo hoy hacerlo con más consistencia. La pérdida de peso fue solo el resultado de estar más saludable.

-Esta temporada está anotando en promedio casi siete puntos más por partido que en toda su carrera. ¿Hay relación con su estado físico?

-Creo que es más algo mental que físico, pero por supuesto que cuando te sientes en mejor forma física puedes hacer más cosas en la pista por un período de tiempo más largo. Eso se suma a las estrategias del equipo y tengo más tiros. Perder peso no era el objetivo. Mi meta era estar sano. Tomé la determinación de cambiar algunos hábitos y la pérdida de peso fue un efecto secundario. Me siento bien, mucho más fuerte, con más energía, duermo mejor, me recupero más rápido y mejoré mi rendimiento.

-¿Y sobre su futuro qué nos puede decir? En julio será agente libre. ¿Hay más responsabilidad por ser el líder de los Memphis Grizzlies?

-Yo creo que como sociedad intentamos individualizar todo demasiado. No creo que exista el líder del equipo. Todos tenemos nuestra parcela de líder. Alguna gente tiene un porcentaje mayor y otros algo menor, pero lo importante es lo que sumamos todos. Mi responsabilidad dentro del equipo ha ido creciendo con el pasar de los años y estoy contento. Por ahora voy jugar este año, trataré de disfrutar de cada partido y ver en qué situación nos encontramos en julio. Ver cómo se sienten ellos (los directivos del equipo) y cómo me siento yo. Con paciencia y sin ningún drama.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Jugar la final de la NBA contra Pau sería el séptimo cielo»