Torres espera la palabra de Cerci

La operación para el regreso del delantero al Atlético, pendiente del italiano

Fernando Torres no ha disfrutado de la confianza de Inzaghi en el Milan.
Fernando Torres no ha disfrutado de la confianza de Inzaghi en el Milan.

redacción / La voz

Lo advirtió Simeone cuando comenzó la operación para traer de vuelta al Manzanares a su hijo pródigo, Fernando Torres, el entrenador no quería que el fichaje se convirtiese en un culebrón. En ese caso, prefería que no se moviesen las piezas para hacer factible el regreso del delantero que tuvo al Calderón rendido a sus botas. Por eso ayer el Atlético de Madrid apretó el paso, le volvió a recordar a Alessio Cerci, esa piedra angular para que se formalice la contratación de Torres a tres bandas entre el Chelsea, Milan y el equipo de la capital de España, la situación deportiva en la que se encuentra: o se va cedido al Milan o le espera una año a medio camino entre el banquillo y la grada.

El ex del Torino, con un potente caché en el Calcio, maneja otras ofertas para salir de la Liga española. El Inter también está interesado en contar con sus servicios y, aunque el director general del Milan, Adriano Galliani, aseguró el miércoles que todo está encaminado y que se formalizaría en las próximas horas, las dudas de Cerci acerca del conjunto de Inzaghi semejan el último escollo para que Torres cumpla con el deseo que albergó desde que era un niño, triunfar en el fútbol y acabar su carrera vestido de rojiblanco.

Si todo marcha según lo previsto, el delantero se presentaría el lunes en el Cerro del Espino para entrenarse con sus nuevos compañeros, para volver a sentir el calor del público que lo vio madurar de forma prematura cuando tenía solo 17 años y que dejó atrás cuando con 23 se decidió a dar el salto a la Premier. En el Liverpool triunfó, llegó a ser un icono para Anfield, y con la selección española siempre acabó disfrutando de los minutos trascendentales en las grandes citas. Héroe bajo el cielo de Viena, en ese partido que alumbró a una generación de récord, Luis Aragonés y Vicente del Bosque jamás lo perdieron de vista para confeccionar una convocatoria. Ni siquiera cuando comenzó su cuesta abajo, el salmantino terminó de prescindir de un nueve que en su mejor versión es en sí mismo la esencia del contragolpe.

Le corresponderá ahora a Simeone recuperar esa zancada impecable con la que tiritaban las defensas rivales en cada pase filtrado. Y, sobre todo, el entrenador argentino deberá exhibir su perfil más pedagógico en este retorno al pasado, porque a la hinchada le será difícil digerir la figura apocada del Torres que se paseó por Londres y Milan. Y al jugador también le será complicado gestionar un murmullo de desaprobación en el caso de que las expectativas se disuelvan. Porque si hay algo que juega en contra de Torres son sus números. Las cifras de sus últimas temporadas, bien por las lesiones o por no haber encajado en el esquema de sus técnicos, son deprimentes. En el Milan, 10 partidos y un solo gol.

Pero desde que aterrizó en el Atlético, Simeone ha conseguido prácticamente todo lo que se ha propuesto. Incluso ha superado todas las fronteras que le habían marcado en los despachos. Por eso goza de carta blanca y por eso él solo parece capaz de devolver a la cima a un treintañero Torres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Torres espera la palabra de Cerci