Del Bosque se entrega a Busquets

Es el jugón superviviente y el futbolista que el seleccionador siempre quiso ser


madrid / colpisa

Es el mediocentro que sujeta el equipo, un 5 clásico, como dirían en Argentina. Curiosamente, ese es el nuevo número de Sergio Busquets tanto en la selección como en el Barcelona. «Es un honor que una persona como Puyol me pida que lleve su dorsal». Para Vicente del Bosque, el central era el alma de la selección, el hombre al que más echó de menos en el naufragio de Brasil, pero hace mucho tiempo que reconoció que le hubiese gustado reencarnarse en el centrocampista de Badía, en plena polémica por el doble pivote durante el Mundial de Sudáfrica. «Si yo fuera jugador me gustaría parecerme a Busquets. Lo hace todo, está continuamente en disposición ayudar al equipo, es generoso, se vacía defensivamente, y es de los primeros que empieza a jugar al fútbol. Y cuando él está bien el fútbol se hace más fluido», reconoce el seleccionador. En esta convocatoria el técnico salmantino también ha citado a Ignacio Camacho y Bruno Soriano porque admite: «Todavía me da un poco de miedo Busquets

Aunque va a jugar, quiero tener precaución. De medio campo para adelante tenemos a Callejón, Cazorla, Isco. pero en contención necesitamos más».

El propio centrocampista del Villarreal explica que Busquets es uno de sus referentes. «Le sigo desde hace mucho tiempo, es un jugador referente para mí porque los que están en la selección y en mi puesto, como en su momento Xabi Alonso, son gente en la que te fijas. He leído algunas cosas sobre su estado físico pero veo bien a Sergio, tranquilo. Es un jugador muy experimentado. En todos los partidos no vas a estar acertado. En nuestra posición sí que tienes que estar en contacto con el balón, con un campo de visión amplio, estando siempre preparado porque te pueden presionar para robarte y eso es un riesgo», explica Bruno.

Esa disciplina táctica, ese sentido del equilibrio en el juego y su capacidad para dar salida al balón son admirados por el seleccionador.

No hay duda de que Busquets jugará, porque todos los ensayos de la semana han tenido al azulgrana como hombre fijo. En la primera sesión había dos equipos y Sergio era el comodín en el que los dos equipos, formados por diez hombres, se apoyaban. En uno el sistema era 4-3-3 y en otro 4-2-3-1, aunque todo apunta que ante Bielorrusia se jugará con un 4-4-2 clásico, en el que liderará un centro del campo formado por Koke, Cazorla e Isco. Centrocampista más veterano Algunos le acusan de que le falta gol, aunque en el último duelo de España en casa, ante Macedonia, marcó desde fuera del área un gran tanto en el Ciutat de València. Asentado en el once de la selección desde que un 12 de agosto de 2009 en Skopje ante Macedonia fuese clave para remontar, aunque ya había debutado en la Confederaciones, el propio futbolista explica que no está en su mejor momento. «Me pongo un 6 en este inicio de temporada. Tenemos un sistema en el que jugar en mi posición es muy bonito, pero al defender hay muchos espacios», afirma el protagonista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Del Bosque se entrega a Busquets