El nuevo esqueleto del Racing

Manolo García acopla un once con cinco novedades respecto a la temporada pasada, mientras que Aira arrancó con mínimos cambios tras el ascenso


ferrol / la voz

La goleada sobre el Oviedo matiza la perspectiva sobre el inicio de liga del Racing, casi idéntico al anterior. Con varios paralelismos y también algunas diferencias. Porque el entrenador, Manolo García, acopla a un bloque que sufrió cambios drásticos en las áreas. Solo Antonio continúa en la defensa titular y el equipo aún no sabe aprovechar a Joselu.

MIMBRES

De los contados fichajes tras el ascenso a las once novedades del verano pasado

El Racing de José Manuel Aira se enfrentó a la Segunda B con prácticamente los mismos mimbres con los que triunfó en Tercera. Arrancó con tres novedades -Vela, fijo desde el primer día, Iosu Villar, que solía alternarse con Forte, y Churre, habitual suplente-, tras la lesión de Camacho incorporó a Marcos Souto y ya al final fichó a Mackay. Manolo García se enfrentó a un vestuario diferente, sobre todo en la defensa, donde hizo hasta cinco fichajes para un total de once altas. La transformación requirió tiempo, aunque la clasificación para el anterior play off cargó presión sobre un arranque dubitativo.

AUTOMATISMOS

De Barreiro a Joselu

El Racing de los récords, siguió jugando de memoria con el balón, con Manu Barreiro como solución para jugar en largo o referencia para rematar. Pero el pasado verano la plantilla perdió a su referente en ataque y aún le cuesta encontrar la forma de generar peligro de forma continua. Dani Rodríguez se mantiene como el jugador clave en la creación, pero el equipo no encuentra el camino para que sus ataques terminen en Joselu, un futbolista muy distinto a Barreiro.

COMPETICIÓN

De las carencias para cerrar los partidos a la falta de ideas para atacar

El Racing de Aira mantuvo un sello reconocible desde el principio de liga, pero tardó en competir en momentos delicados. Era incapaz de cerrar los partidos, ni por acumulación de jugadores, pues Aira terminaba a veces con cinco defensas. Le sucedió ante el Tropezón, el Avilés y el Guijuelo: cuando quería conservar el resultado, se convertía en un equipo vulgar. Al Racing actual le faltaron durante demasiados partidos las ideas para atacar, ausente de un estilo reconocible.

PUNTO DE INFLEXIÓN

Con solo siete puntos, y en la octava jornada, cayeron dos líderes, el Zamora y el Oviedo

Al Racing de Aira, como al de Manolo García, le costó ganar en casa durante las primeras jornadas. Llegó a la octava sin haber brindado a la afición un solo triunfo y con solo siete puntos -igual balance que en esta temporada-. Y entonces derrotó al líder, el Zamora, por 3-0. El domingo, el equipo verde vapuleó al Oviedo, que se había plantado en Ferrol como primer clasificado, por 4-1. Aquella victoria de octubre del 2013 abrió una racha en A Malata que transformó un conjunto con virtudes y defectos en un aspirante al ascenso, con ocho triunfos seguidos como local. Ahora falta comprobar si el festival ante el conjunto carbayón se queda en una anécdota o actúa como catarsis para la plantilla de Manolo García.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El nuevo esqueleto del Racing