Una afición sabia


Haciendo ejercicio de sinceridad, reconozco que llegué a Sar con morriña. La temporada acababa, el equipo arrastraba una larga racha de jornadas intrascendentes que, además, casi siempre acababan en derrota, mi hijo prefirió ir a la playa antes que venir a ver el partido, nos olvidamos las bufandas en casa...

No era manera de despedir la temporada. Vamos, me dije, Murcia no se juega nada y nos va a conceder un partido para que equipo y afición vuelvan a disfrutar. Puede que esta plantilla no deje la huella que dejaron equipos de otras temporadas pero también es verdad que vivieron más contratiempos que ninguna otra desde que Moncho está al mando y, bien pensado, despedir la temporada con 12 ó 13 victorias tiene mucho más mérito del que se le está dando.

¡Vamos!, dije viendo que Murcia ponía su granito de arena y el defensor más activo era Marcelo Nicola. El Obra se movió todo el partido con cómodas ventajas. Se alternaron buenos minutos con algunos no tan buenos y Zona Norte animó sin descanso. Pero, aun así, no se vivía el ambiente de otros finales de temporada, tal vez nos habíamos acostumbrado mal o puede que hubiésemos disfrutado por encima de nuestras posibilidades. El partido terminó sin mucha historia y, entonces, la afición, sabia, decidió que había que premiar a este equipo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags

Una afición sabia