El día que Magnussen hizo llorar a su padre

La nueva hornada de pilotos del Mundial brilla en Australia


Redacción / La Voz

A los pocos minutos de concluir la carrera, la cuenta oficial de McLaren retuiteaba una imagen del padre de Kevin Magnussen, piloto de McLaren que debutaba en la categoría con un segundo puesto. Era Jan Magnussen, un clásico de las 24 horas de Le Mans y también con un modesto historial en la fórmula 1 en la década de los noventa. En la imagen aparecía sentado en el salón de casa con los ojos cerrados en un gesto emocionado y rodeados de familiares y amigos que aplaudían hacia el televisor. Su vástago le había superado en méritos en una sola carrera. Los test de pretemporada ya avisaban de que McLaren había resucitado de su annus horribilis, en parte gracias al pilotaje de Kevin Magnussen, aterrizado en la factoría inglesa en el 2012, y para quien obtuvo el título de la Fórmula Renault 3.5 el año pasado. Este año pronto captó la imagen de las cámaras cuando marcó el mejor tiempo total de los entrenamientos de Jerez.

Se refieren a él como el nuevo Hamilton, quien fue capaz de aspirar al título en el año de su debut en la fórmula 1. El relevo entre los grandes no descansa. Hamilton destronó a Alonso, Vettel a Hamilton y ahora la nueva hornada, especialmente Magnussen, amenaza la hegemonía del alemán.

Red Bull podría tener el antídoto contra el nórdico en su propia cantera. De hecho, su piloto de Toro Rosso, el ruso Daniil Kvyat, devoró ayer uno de los récords de precocidad de Vettel. El debutante, que cruzó la meta en décima posición y ascendió a la novena plaza por la eliminación de Ricciardo, se convirtió en el piloto más joven en puntuar en una carrera de fórmula 1, al conseguirlo con 19 años y 325 días, 25 menos que la marca lograda por Sebastian Vettel en julio del 2007.

Y aunque no es un debutante, Valtteri Bottas, con 24 años, se perfila como una de los principales incordios de los grandes aspirantes el cetro. Solo lleva un año de ventaja en la fórmula 1 con respecto a los dos anteriores. En su debut consiguió más puntos que su excompañero Maldonado y ayer dio una exhibición de remontada mientras su nueva pareja, Massa, se lamentaba de un accidente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El día que Magnussen hizo llorar a su padre