Las remontadas, reto pendiente

El Lugo no ha ganado ningún partido que empezara perdiendo


Lugo / La Voz

El primer gol cobra una importancia vital en el fútbol, tanto a favor como en contra. Más, en un equipo como el Lugo, que salvo el accidente de Girona, concede tan pocos tantos como consigue. Los rojiblancos lo han sufrido esta temporada, y mantienen un reto pendiente: remontar un duelo en que el adversario se adelante.

En contra

Seis derrotas tras encajar primero.

En siete ocasiones el Lugo ha comenzado a remolque en el marcador desde que comenzó la temporada. En seis de ellas, los de Quique Setién terminaron por perder. Y solo en una, consiguieron empatar, contra el Murcia, buscando la victoria hasta el final. Los intentos del equipo por culminar una remontada han resultado infructuosos hasta el momento. La primera derrota llegó en la segunda jornada, en el Mini Estadi por 2-1. Se adelantó el Barça B, empató Sandaza, pero los catalanes volvieron a marcar. La segunda, llegaría en la octava, con el 2-0 del Castilla en el Alfredo Di Stéfano. La tercera, en la 17 contra el Alcorcón (1-2): los lucenses igualaron el tanto inicial de los madrileños, pero en su búsqueda de la victoria, encajaron el segundo. La cuarta, en la 18 frente al Alavés (2-1), un duelo en el que merecieron más, y solo acortarían distancias cuando los vitorianos ya iban 2-0. La quinta, en la siguiente, en casa contra el Hércules (1-3). Los alicantinos consiguieron ponerse con 0-2 y el Lugo solo acortó distancias. En casi todas, los lucenses tuvieron opciones hasta el final, lo que no sucedió este fin de semana en el 6-0 contra el Girona.

A Favor

Solo dos caídas después de adelantarse.

Si los de Quique Setién no han encontrado aún la llave para resarcirse de los golpes de los contrarios, sus recursos para mantener la ventaja son más que evidentes. Y lo demuestra el que, de sus diez triunfos, siete hayan sido por 1-0, uno, por 2-0, y otro más, por 3-0. Solamente en dos ocasiones adelantarse no le ha servido para vencer. Ambas, en el Ángel Carro. La primera, con su gafe del Girona en la quinta jornada: no fue suficiente con el tanto inicial de Rennella, y acabó perdiendo por 1-2. La segunda, en la 15: Seoane adelantó con un gol estratosférico al Lugo ante el Sporting, que le daría la vuelta al resultado para ganar por 1-3.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Las remontadas, reto pendiente