Crecente conquista Wolfsburgo

El futbolista pontevedrés Ricardo Iván Rodríguez Araya, campeón mundial sub-17 con Suiza, es clave en el equipo de la Volkswagen


Redacción / La Voz

Suiza se ha instalado en la controversia con la inmigración como tema central. Cada gesto se mira ahora con lupa. La bandera y los colores interesan de repente. Sin embargo, para los dos mil y pico vecinos de Crecente (Pontevedra) no hay debate: el lateral izquierdo que arrasa en la Bundesliga con la camiseta 34 del Wolfsburgo es gallego.

Ricardo Rodríguez (Zúrich, 1992) apunta seriamente al Mundial de Brasil. Hace solo unas horas dejó el último botón de muestra en el Rhein-Neckar-Arena de Sinsheim, la casa del TSG 1899 Hoffenheim.

Este campeón del Mundo sub-17 y olímpico en Londres con Suiza se bastó solito para clasificar a su equipo para las semifinales de la Copa alemana por segunda vez en dos años, antes de irse a la caseta expulsado. Suyos fueron los dos goles de penalti que completaron un marcador (2-3) redondo. Así se resume, técnica y carácter. Que pase el siguiente, o sea, el Borussia de Dortmund, que tumbó al Eintracht de Frankfurt del también gallego Joselu.

El hijo de José Rodríguez y hermano de Roberto (ahora en el Saint Gallen de la Primera suiza) y de Francisco, todos futbolistas, es el que más proyección ha alcanzado con el balón en los pies. Tanta, que despertó la curiosidad clubes como el Chelsea de Mourinho (para sustituir a Ashley Cole), el Real Madrid (en lugar de Coentrao), PSG, Nápoles o Sevilla.

Pero desde que el equipo de la Volkswagen pagó por él ocho millones y medio de euros, en enero del 2012, el gallego se ha convertido en pieza básica, con excelentes actuaciones también en el extremo izquierdo y una titularidad a prueba de bombas. En defensa, es el tercero en valoración media por sus estadísticas en los casi ochenta partidos disputados hasta el momento. Lleva este curso seis goles (cuatro en Liga y dos en Copa).

Suiza le ha confiado el flanco izquierdo camino del Mundial y desde su llegada a la absoluta, todo son buenas noticias. Como la victoria ante los anfitriones canarinhos en un amistoso en Basilea.

Con contrato hasta el 2016, Ricardo Rodríguez destaca por su técnica a balón parado, su disparo de larga distancia, su regate y su anticipación. Y su cariño a Galicia. Ya estará deseando volver para «disfrutar de la familia, de los paseos por Vigo y de las patatas fritas de la abuela Pura».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Crecente conquista Wolfsburgo