La falta de acierto condena al Conservas de Cambados en Ávila

la voz

Es imposible ganar un partido en una categoría como la LEB Plata anotando 54 puntos. Del mismo modo que es muy difícil superar esa cifra cuando a alguien se le olvida meter la mochila del acierto en el autobús del equipo. Y eso fue lo que le pasó al Conservas de Cambados. Se olvidaron las muñequeras buenas en O Pombal. Al final del primer cuarto los amarillos llevaban un lamentable 1/7 en tiros libres y pese a ello seguían en el partido. De hecho, el gran mérito del conjunto que prepara Yago Casal fue su capacidad de sostenerse con vida pese a su infame acierto.

Pero cometieron otro pecado los cambadeses. Se relajaron a mitad de la escalada de la muralla que es el Grupo Eulen en su pista y se le vino todo encima. Fue en el tercer cuarto. Cuando el duelo ya parecía que no podía ir a peor, que solo llevaba el camino de mejorar. Llegó la relajación, quizás solo el despiste, y con ella el desastre. El cuadro abulense aprovechó la coyuntura para poner tierra de por medio. El Conservas de Cambados quiso reaccionar en el último cuarto, con la libertad del resultado lejano llegó el acierto, pero le faltaron segundos al cronómetro para darle la vuelta al marcador para pena del medio centenar de seguidores que allí lo vieron.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La falta de acierto condena al Conservas de Cambados en Ávila