Hasta el último suspiro

El Valencia gana al Baskonia con un tiro libre a falta de cuatro décimas


málaga / colpisa

Una lucha entre iguales, con resultado incierto. Valencia y Baskonia firmaron un encuentro excitante, tenso, de gran calidad que no conoció el ganador hasta el último segundo. Nocioni hace ya muchos años que se doctoró en la carrera de baloncesto.

Pese a su trayectoria irregular en la Liga, los de Sergio Scariolo son un adversario temible en un duelo en el que el todo y la nada dependen de cuarenta minutos. El Baskonia llegó a la cita como el tapado, como el invitado a una fiesta en la que no debe ser protagonista, pero del que todos desconfían. Las doce semifinales consecutivas en la Copa suponían un aviso a navegantes. Da igual cómo venga. El conjunto alavés siempre está ahí. Perasovic lo avisó, pero aún así, los sorprendidos fueron sus jugadores. En cuanto la eliminatoria más atractiva de los cuartos de final comenzó a rodar, Nocioni mudó la piel. De cordero a lobo. Con Pleiss de lugarteniente, lideró el ataque vitoriano y alentó a los suyos en defensa. El alemán era el jugador más temido por los valencianos. Tiene altura, un físico contundente y una calidad incuestionable.

La táctica de Scariolo estaba clara. Los ataques de los suyos debían pasar incuestionablemente por el poste. Mientras, Nocioni también sumaba: puntos, rebotes, asistencias... presencia. La mejor versión de la temporada del Laboral Kutxa dominaba al mejor Valencia de la historia. Llegó a mandar en el partido hasta por 13 puntos (32-45) cuando la primera mitad tocaba a su fin.

Un momento de inspiración de Lafayette permitió al Valencia rascar de golpe hasta colocarse a tres puntos (48-51). Los valencianos iban y venían, pero los de Scariolo tenían claro que si confiaban en su guión hasta el final, la guerra sería suya. Perasovic pidió a los suyos un intento más. Un parcial de 0-10 igualó el choque (62-62). Siete minutos y un nuevo partido por jugar. La profundidad del banquillo del Valencia contra el gen ganador del Baskonia. Pleiss cometió la quinta falta cuando aún restaban cinco minutos de batalla.

Sin el gigante germano sobre la pista, a Doellman y compañía se les encogió la mano y no acertaron con la canasta que les pusieran definitivamente por delante en las numerosas ocasiones con las que contaron. Pese a que el aplastante dominio en el rebote les daba segundas y terceras opciones, no acababan de romper la tapa invisible que protegía el aro vasco. Faltaba un minuto y medio y el Valencia tomaba el mando (71-69). No fue suficiente para acabar con su orgulloso contrincante, apoyado por una afición entregada. Y el partido se tuvo que decidir con una falta sobre Rafa Martínez muy discutida por el banquillo vitoriano a cuatro décimas (73-73). Cuarenta minutos decididos en lo que dura un suspiro. El escolta anotó el primero y tiró a fallar el segundo para certificar el triunfo ante un Laboral Kutxa que dio más valor si cabe al pase a la semifinal del aspirante.

Valencia 74 - Baskonia 73

Parciales cada diez minutos: 17-26, 18-19 (35-45, descanso), 20-17 y 19-11 ( 74-73, final).

Árbitros: José Antonio Martín Bertrán, Benjamín Jiménez y Óscar Perea. Eliminado por cinco faltas: Pleiss (minu35)

Incidencias: Partido de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Palacio de los Deportes Martín Carpena ante 11.000 espectadores.

Triguero, Doellman (12), Van Rossom (8), Martínez (13), Sato (2) -cinco inicial- Ribas (6), Lishchuk (7), Dubljevic (12), Lafayette (13), Abia, Barton (1) y Duch.

Nocioni (18), Hodge (6), San Emeterio (5), Pleiss (16), Jelinek (6) -cinco inicial-, Mainoldi, Poeta, Van Oostrum, Hanga (8), Diop y Causeur (5).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags

Hasta el último suspiro