Un grupo en idilio con el podio

Gómez Noya, Hermida, Paz Echegoyen y Toro ya lucieron medallas olímpicas


redacción / La voz

Hubo un tiempo en que el deporte en Galicia era una rareza, aunque ya cueste imaginarlo. En los tiempos de la España prefranquista solo subieron al podio los futbolistas Luis Otero y Moncho Gil en Amberes 1920. En 1976 llegó otro subcampeonato, del palista Luis Gregorio Ramos Misioné en Montreal. En Los Ángeles 1984 lograron metales el piragüista Enrique Míguez y Fernando Romay, techo de la selección de baloncesto. Pero los podios se convirtieron en costumbre en el 2004. Atenas brindó tres medallas, Pekín registró cuatro y Londres puso el techo en cinco. A Río 2016 viajará una generación de atletas sin ningún tipo de complejo, pese al lastre de los importantes recortes en ayudas públicas que complica la aventura olímpica.

Con Cal, con pleno de medallas en cinco pruebas olímpicas entre Atenas y Londres, Galicia presentará en Río 2016 -si ningún contratiempo lo impide- otro icono de su deporte como Javier Gómez Noya. El triatleta recuperó en septiembre el título Mundial y aspira a mejorar en Brasil la plata que consiguió en los Juegos de Londres 2012. Tendrá entonces 33 años, pero sabe que una cita tan especial como la olímpica premia la experiencia.

Tablas no le faltan al ciclista de origen ourensano José Antonio Hermida, bronce en el último Mundial de mountain bike. Unos días después de la cita de Río cumplirá los 38 años, pero recientemente reiteró su deseo de competir hasta la próxima cita olímpica. Del reloj biológico depende, en otro sentido, otra leyenda del deporte gallego, Teresa Portela, quien viviría sus quintos Juegos en Brasil. La palista, ahora embarazada, aún no tomó una decisión firme sobre si optará a la cita de Río, a la que llegaría con 34 años.

La veterana de todos los olímpicos gallegos podría ser Alessandra Aguilar, con 38 años en los próximos Juegos. Pero en el maratón todavía se encuentra en plena progresión, tras su quinto puesto en el último Mundial de Moscú.

Experiencia le sobra a Antón Paz, oro en la clase tornado en Pekín 2008 y que por segunda vez opta a clasificarse en 49er con su hermano Carlos, algo que no logró en Londres. La Federación Española de Vela, en todo caso, no configurará hasta el invierno el equipo preolímpico. Las dos campeonas de match race en Londres, Támara Echegoyen y Sofía Toro, iniciaron nuevos proyectos. Arrancar nunca resultó fácil, pero cuentan con un bagaje que las convertirá en peligrosas conforme avance la preparación para Brasil.

Los deportes de equipo también vivero tradicional del olimpismo español, podrían proporcionar más medallas para Galicia, en fútbol o balonmano.

Reportaje realizado con aportaciones de las delegaciones de La Voz de Galicia

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un grupo en idilio con el podio