Pulpis hace carrera en Bangkok

Dirige al Chonburi, con el que se proclamó campeón de Asia


Santiago / La Voz

José María Pazos, Pulpis, (Lugo, 1974) se crio en Santiago y defendió la portería del Compos en categorías inferiores, hasta que vio claramente que su futuro estaba en el fútbol sala. Técnico precoz, dirigió en Segunda al Melilla y al Prone, con el que ascendió. Y en la máxima categoría, al Valencia, el Barcel Euro y el Lobelle, con el que conquistó una Recopa y del que se desvinculó a finales del 2007.

Con más olfato que los políticos y más de un economista, fue de los primeros en barruntar que se avecinaban vientos de crisis. Y quizás también en adivinar esa teoría ahora formulada por el ex ministro Piqué según la cual el corazón de la economía mundial late cada vez con más fuerza en el Estrecho de Malaca.

Cuando se le presentó la oportunidad de coger las riendas de la selección de Tailandia, en febrero de 2008, no dudó en hacer las maletas rumbo a Bangkok. Y acertó.

Allí sigue, feliz con su experiencia, si bien ahora al frente del Chonburi, con el que conquistó la Liga y el Campeonato de Asia tras derrocar en la final, por penaltis, al hasta entonces campeón, el conjunto iraní del Sanaye Giti.

Paréntesis en Uzbekistán

En medio abrió un paréntesis para dirigir a la selección de Uzbekistán. Pero no tardó en regresar a Bangkok cuando el Chonburi llamó a su puerta. «Vivía en Taskent, la capital. Y la verdad es que los uzbekos son muy serios y amables. El clima no es tan extremo como la gente se piensa, aunque en verano pueden sobrepasarse los cuarenta grados. Es un buen destino para vivir con la familia, muy tranquilo», reflexiona.

Bangkok es otra historia, otro bullicio: «O la amas o la odias». Y en su caso está claro cómo resolvió el dilema. «Solo en mi calle, hay más restaurantes internacionales que en todo Taskent», ejemplifica. No obstante, lo que más le tira es ir dando forma a un proyecto que crece y en el que está dejando su impronta: «Tras ganar la Champions de Asia tuve otras ofertas, pero aquí estoy muy a gusto. Acabamos de poner en marcha un equipo filial con chavales de 17 y 18 años que competirá en la misma división. Entreno a los dos, aunque en la liga lo dirigirá uno de mis asistentes».

Regresar a España es una ilusión en el horizonte, aunque ahora mismo la ve más como una utopía. Los tiempos de jugadores como Lenisio, Betao, Ciço, Shumacher y tantos otros, cuando los presupuestos de más de un millón de euros en la Liga Nacional de Fútbol sala no eran una excepción, se conjugan en pretérito. El fútbol sala tailandés entra en la categoría de los emergentes, algo que se nota también en la economía.

Pulpis, además, se ha ganado galones de instructor FIFA y ya lleva cuatro cursos expandiendo la semilla del fútbol sala por Camboya, Bielorrusia, Letonia y Etiopía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Pulpis hace carrera en Bangkok