Rafa Nadal, el número uno para un maestro

Nadal ve a tiro el liderato mundial y un reto inédito, la última copa del año


redacción / La Voz

Cumplido un trabajo al que los mejores suelen escapar, amarrar la permanencia en el grupo mundial de la Copa Davis, Rafa Nadal tiene dos semanas antes de volver a enfrentarse a nuevos desafíos. Todo en la temporada 2013 tiene tintes extraordinarios, su regreso tras siete meses sin competir, su reaparición victoriosa, su dominio en Roland Garros, su reinvención en pista dura, su segundo título en Nueva York encarnando el estilo de los grandes pegadores... Pero aún hay más. Sus seis últimas semanas pueden situar su pegada histórica un peldaño más arriba.

El número uno

Pekín o Shanghái le encumbrarán de nuevo

Después de unos días en Manacor, Nadal reaparecerá en Asia, una gira que no pudo disputar la temporada pasada por sus problemas físicos. ¿Quién duda de que se convertirá en líder del ránking mundial en China? El sistema de clasificación de la ATP, que cada semana resta los puntos conseguidos en la misma fecha del año anterior, le sitúa ante un escenario muy favorable. Djokovic, actual líder, tiene 10.980, solo 120 más que el español. Pero el serbio defiende 500 de su título en Pekín -un torneo que comienza en 15 días- y otros mil en Shanghái -la semana siguiente-, y el español, ninguno. Con que Nole pierda un partido, el español ya le rebasará en el ránking. Pero incluso aunque el balcánico salga victorioso de ese par de citas en pista rápida y bajo techo, Nadal tendrá opciones muy sencillas para sobrepasarle en el ránking. Le basta con alcanzar las semifinales de la capital china o los cuartos de final en Shanghái, o encadenar dos resultados menores en ambas paradas de su gira asiática. Nadal acumuló 102 semanas en lo más alto del ránking de la ATP, aunque en este año 2013 pagó su inactividad y llegó a caer al quinto puesto.

Líder al final de curso

El más prestigioso momento

Otros dos españoles, Carlos Moyá y Juan Carlos Ferrero, fueron antes números uno del mundo, pero no al final de temporada, el momento de mayor prestigio, pues computa un ejercicio de enero a diciembre. Nadal ya logró tal mérito en sus inolvidables temporadas 2008 y 2010. Y es el máximo favorito para revalidarlo. La clasificación que solo cuenta los puntos del 2013 expone claramente su superioridad insultante, pese a no jugar en Australia y perder en primera ronda en Wimbledon. Nadal suma 11.010 puntos en este curso, por los 7.970 de Djokovic, los 5.790 de Andy Murray y los 4.900 de David Ferrer. Un buen papel en los dos torneos de China le podría incluso garantizar ya esa plaza de privilegio al final. La recuperaría después de dos años sin disfrutarla al cierre del curso, un vuelco que jamás consiguió ningún otro jugador.

Dos cuentas pendientes

París Bercy y Londres, alimento para su ambición

Tras jugar en Shanghái, Nadal parará dos semanas antes de afrontar dos retos inéditos en su carrera, los títulos del Masters 1.000 de París Bercy y de la Copa de Maestros de Londres, las ATP World Tour Finals en su nombre actual. Dos citas bajo techo. El 11 de noviembre, día de la final en el O2 Arena, podría terminar el año, para recuperar su articulaciones y prepararse para el 2014. Quién sabe si será el momento de abordar el Grand Slam original, los cuatro majors en un mismo año. Porque los éxitos de su carrera le enfrentan a retos con los que no contaba. Ya suma trece grandes, por los 14 de Sampras y los 17 de Federer. «Nunca fue mi objetivo alcanzar a Sampras, nunca pensé en acercarme a Federer, pero aquí estoy, con 13», se limita a comentar el español, que en total ganó diez títulos este curso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Rafa Nadal, el número uno para un maestro