El gran duelo asoma en Oak Hill

Paulo Alonso Lois
Paulo Alonso Lois REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

Woods y Mickelson, en estado de gracia, parten como favoritos en el PGA

08 ago 2013 . Actualizado a las 18:05 h.

El Campeonato de la PGA regresa a Oak Hill (Rochester, Nueva York) con dos jugadores tocados por la inspiración. Los dos grandes referentes el público norteamericano, antagónicos, enfrentados en más de una ocasión, parten como máximos favoritos al título del último grande del año (Canal + Golf, 19.00). Tiger Woods viene de destrozar a sus rivales en el Bridgestone Invitational en uno de sus campos favoritos. Y Phil Mickelson deslumbró en el Open Británico, que coronó co una última vuelta de 66 hoyos en Muirfield para lograr uno de los pocos títulos que le faltan. Uno es admirado, y el otro querido, como lo fueron en su día Jack Nicklaus y Arnold Palmer, cuya rivalidad disparó la popularidad del golf en la segunda mitad del siglo pasado. Uno deslumbra con su dominio y el otro encandila con su espectacularidad y carisma.

Woods llega con un triunfo que alimenta su confianza. En el 2007 también ganó el último grande de la temporada tras triunfar en el Bridgestone Invitational. Suma 14 grand slams, pero lleva cinco años sin aumentar la cuenta -una eternidad para lo que acostumbra-. De todos modos, el número uno mundial falló la última vez que el PGA recaló en Oak Hill, y empató en la trigésima novena plaza.

La magia de Mickelson, que contrató hace años como entrenador a Butch Harmon, el antiguo asesor de Woods, asomó en su triunfo en el Open Británico de Muirfield, el grande que menos se adapta a su espectacular forma de sentir el juego.