Andy Murray, de «perdedor» a héroe nacional tras su triunfo en Wimbledon

La victoria del escocés en Wimbledon deja atrás su imagen de debilidad mental


Cuatro caídas en sus primeras cuatro finales de Grand Slam no fueron suficiente para desmoralizar a Andy Murray, que hoy dejó atrás definitivamente la injusta imagen de «perdedor» para convertirse en el nuevo héroe nacional del Reino Unido. Pelirrojo y orgulloso de haber nacido en la pequeña localidad escocesa de Dunblane, Murray se erigió como el primer británico en 77 años en alzar el título en el torneo de tenis de Wimbledon al derrotar al serbio Novak Djokovic en la final por 6-4, 7-5 y 6-4.

Parte indiscutida del grupo de elite del tenis desde que se consolidó en el top ten en el 2008, Andy Murray tuvo la desgracia de convivir con figuras como el suizo Roger Federer, Rafael Nadal y luego Djokovic, que monopolizaron los Grand Slams en los últimos años. Los torneos grandes fueron durante largo tiempo una barrera infranqueable para Murray, que acumuló cuatro derrotas en sus primeras cuatro finales: una en el Abierto de Estados Unidos de 2008, dos en el Abierto de Australia en el 2010 y el 2011 y la más reciente en Wimbledon del año pasado.

Aquella última derrota en All England, en una final que se le escapó tras haber ganado el primer set ante Federer, podría haber significado un duro golpe para Murray, considerado ya el eterno aspirante. «El año pasado viví uno de los momentos más duros de mi carrera», recordaba Andy Murray, el número dos del mundo. Pero tras aquel partido volvió con más fuerza y conquistó primero el oro olímpico en Londres 2012 y luego su primer Grand Slam en el Abierto de Estados Unidos de ese mismo año.

«Pienso que he perseverado. Así ha sido probablemente la historia de mi carrera. Tuve muchas derrotas duras, pero pienso que cada año he mejorado un poco. No fueron grandes mejoras, grandes cambios, pero cada año mi ranking iba en la dirección correcta. Cada vez llegaba un poco más lejos en los Grand Slams. Seguí aprendiendo y trabajando tan duro como podía», analizaba el escocés. Vital en su carrera fue la contratación como entrenador del ex tenista checo-estadounidense Ivan Lendl, que al igual que Murray perdió sus primeras cuatro finales de Grand Slam, pero terminaría ganando ocho torneos grandes en su carrera.

«Él siempre creyó en mí cuando muchas personas no lo hicieron. Tuve derrotas muy duras en los últimos años. Pero él ha sido muy paciente conmigo. Estoy simplemente feliz de haberlo hecho por él», comentó Andy Murray, consciente de que Wimbledon es justamente el único Grand Slam que no pudo ganar Lendl. Serio como su entrenador, Murray no dejó escapar ninguna sonrisa tras conquistar posiblemente el título más importante en la historia del tenis británico. Aunque admitió que la procesión iba por dentro. «Ganar en Wimbledon es el pináculo del tenis. Pienso que el último game incluso incrementó ese sentimiento. Fueron los puntos más duros que debí jugar en mi vida. Mentalmente, el último game fue el más duro de mi carrera», sostuvo.

Actual número dos del mundo, Murray nació hace 26 años en Dunblane, una localidad escocesa a menudo cubierta por las nubes y por la lluvia, un lugar poco apropiado para practicar tenis al aire libre. Por ello, se mudó con 15 años a Barcelona y entró en la academia de Emilio Sánchez Vicario y Sergio Casal, una de las dos experiencias que más marcarían su vida. La otra fue ver como un desequilibrado mataba a 16 niños y un adulto en la escuela a la que asistía. El tenista se escondió en la oficina de la directora, y se salvó.

El paso por España permitió a Murray convertirse en un jugador más completo, capaz de batallar en el fondo de la cancha pero también de moverse con comodidad en una superficie veloz como el césped. Ganador de 28 títulos en su carrera, el británico se sacó el peso más importante que tenía sobre sus espaldas. Y con 26 años y dos Grand Slams en su haber, sólo le queda un último objetivo en la mira: ser el número uno del mundo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Andy Murray, de «perdedor» a héroe nacional tras su triunfo en Wimbledon