El amanecer de «Bicho»

La perla de la cantera del Dépor, de 17 años, debutó como titular en Tercera

Bicho jugó 62 minutos, intervino en el segundo gol y vio cómo le anulaban otros dos.
Bicho jugó 62 minutos, intervino en el segundo gol y vio cómo le anulaban otros dos.

a coruña / la voz

«¿Juega Bicho?». ¿Qué es, el número 8?», murmuraba la grada de Abegondo minutos antes de comenzar el partido que iba a enfrentar al Fabril contra el Céltiga. «Sí, claro. Mira, es aquel chico pequeño, morenito, que calienta al lado de Vela. Es muy bueno. Dicen que es el nuevo Fran», respondía el más resabiado, a la vez que se le iluminaba la cara al comprobar la ilusión que generaba a su alrededor con su comentario.

Porque Javier Fernández Abruñedo (Sada, 1996) es la joya de la corona de la cantera deportivista. Acaba de cumplir 17 años y es habitual titular con la selección española de su categoría. El propio entrenador del primer equipo Fernando Vázquez lo señaló como un hombre a seguir en una comparecencia pública realizada hace dos meses. Es el zurdo que llama su atención. Y el de Castrofeito es experto a la hora de hacer debutar grandes talentos.

Descarado en su debut

Bicho, que así es como se le conoce, ya había jugado unos minutos la pasada jornada con el equipo filial de Tercera División. Pero habían sido minutos intrascendentes, ya que su equipo se paseaba en Negreira con una merecida goleada (0-4).

Lo de ayer fue diferente. Devesa le dio la camiseta con el 8 para que jugase de salida. El técnico del filial lo conoce a la perfección porque el año pasado lo tuvo en el equipo cadete que ganó la División de Honor. Lo situó en la banda izquierda, aunque con libertad para que hiciese diabluras por el medio.

Lo normal es que estuviera como un flan. Pero el mediapunta sadense demostró una gran madurez. Jugó como él sabe. Con soltura. Ofreciéndose y tocando. Colándose entre líneas. Tiraba paredes a todo el que se pasase por su lado. Quizás a sus compañeros les faltó conocerle mejor para verle alguno de los desmarques que hizo. Eso lo irán aprendiendo con el paso de los partidos.

La grada de Abegondo no parpadeaba. Incluso el ex capitán del Dépor Fran, ese con el que comparan a Bicho, lo miraba con atención desde su asiento. Pero el sadense seguía a lo suyo. Creando fútbol. El juvenil intervino en el segundo tanto con un toque sutil que habilitó a Luis para que este centrase a Víctor.

A Bicho solo le faltó el gol para redondear una gran actuación. Lo tuvo en varias ocasiones, pero el colegiado le anuló dos dianas por fuera de juego. El primero en el minuto 19 y el segundo en el 52. El sadense ni malgastó fuerzas en la protesta. Apretó los dientes y bajó rápido a defender. No quería perder ni un solo segundo de su premio. Quería aprovechar todo lo que le dejasen jugar.

Y su final llegó en el minuto 62, momento en el que Devesa lo sustituyó, ya con el partido resuelto (el Fabril ganaba 3-0). Abegondo salió de su letargo y rindió una gran ovación a su perla. «¡Bravo, chaval!», le gritaban desde la grada. Saben que no tardarán en volver a verle.

La calidad de Bicho traspasa fronteras. Varios clubes lo siguen desde hace meses. Su agente, un socio de Eugenio Botas (afamado representante que ha mantenido varias discrepancias con Lendoiro), le da toda prioridad al Dépor. Aunque suenen cantos de sirena ingleses.

javier fernández jugador juvenil del deportivo b

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

El amanecer de «Bicho»