Pulpis hace las Asias

Acaba de conquistar la liga tailandesa con el Chonburi Futsal


Santiago / La Voz

Cuando decidió probar fortuna como seleccionador de Tailandia, José María Pazos, Pulpis, lucense de nacimiento y compostelano de cuna, no intuía que acabaría haciendo las Asias. A la hora de afrontar aquel desafío, era mayor la curiosidad que las expectativas. De entonces a hoy media un lustro, y sigue sumando éxitos en el vecino continente. El más reciente remite a este misma semana. Su equipo, el Chonburi Blue Wave Futsal, acaba de asegurar la liga tailandesa a falta de cinco jornadas para el final.

Pulpis no saca pecho: «Lo cogí el 6 de enero e íbamos segundos, a un punto del líder. Lo que no es normal es que, desde entonces, nuestro rival más directo se haya dejado tantos puntos por el camino». El Chonburi hizo pleno, diez victorias. Y aventaja en quince puntos al perseguidor. Con este entorchado, se asegura la participación en la Copa de Asia del año próximo.

También jugará la de este curso, prevista para el mes de agosto. Ese es el nuevo desafío de Pulpis. Y, para encararlo, confía en el fichaje de un par de jugadores extranjeros que eleven el nivel del colectivo.

Entre tanto, el técnico no para. Volvió a Bangkok a principios de año reclamado por el que fuese su presidente en la federación, en vista de que no terminaba de cerrar un acuerdo para renovar al frente de la selección de Uzbekistán. Desde entonces, vive a caballo entre la capital tailandesa y la uzbeka, Taskent, ya que los dirigentes uzbekos le pidieron que siguiese hasta septiembre y compatibilizase el combinado internacional con su nuevo equipo.

En eso está. Ayer mismo, horas después de asegurar matemáticamente la Liga, cogía un vuelo hacia Kazajistán para dirigir a la selección en una serie de partidos amistosos. El primero, ante el Kairat Almaty, equipo en el que recaló a finales del año pasado el pívot Betao, al que dirigió en el Lobelle que ganó la Recopa ante el Benfica.

En la agenda tiene pendiente de confirmar la participación en los Asian Indoor Games, en Corea del Sur, en junio.

Y no pierde de vista sus obligaciones como instructor FIFA. Debutó en Camboya, siguió con un curso en Bielorrusia y el siguiente será en Lituania.

Palmarés internacional

Antes de la experiencia asiática, Pulpis conquistó la Copa en Croacia. Con Tailandia fue subcampeón continental y de los Asian Indoor Games, en ambos casos por detrás de Irán. Clasificó a la selección amarilla por vez primera para un Mundial, el de Brasil. Y ahora acaba de añadir un título de liga.

Echando la vista al frente, la Copa de Asia, equivalente a la Champions, es una motivación muy golosa. Y no se plantea su futuro mucho más allá, a sabiendas de que en septiembre tendrá que decidir si sigue con el equipo, vuelve a centrarse en Uzbekistán o bien opta por explorar alguna nueva vía.

Desde que se le presentó la oportunidad de simultanear la selección y la liga tailandesa, lo que peor lleva son los muchas horas de vuelo. Pero en Bangkok se siente a gusto y querido. El subcampeonato continental le dio una notable popularidad, y la conserva: «Ahora es distinto. No es lo mismo estar al frente de la selección que en un club. Pero noto el afecto».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Pulpis hace las Asias