Impermeable a la presión

Del Bosque se mantuvo fiel a sus decisiones pese a las críticas que recibió durante la Eurocopa


redacción / La Voz

De Vicente del Bosque siempre se ha resaltado su capacidad para gestionar los vestuarios. Llegó de interino a un Real Madrid plagado de estrellas y lo convirtió en Campeón de Europa y de Liga. Después aterrizó en la selección con la difícil misión de continuar la obra iniciada por Luis Aragonés en Viena y no solo siguió el mismo camino, sino que lo ha ensanchado. El Mundial y la Eurocopa ya adornan su excelso palmarés. Quizás en este último triunfo ha comenzado a derribar ese tópico que le persiguió durante el inicio de su carrera en los banquillos, el de ser mejor psicólogo que estratega. Tras el partido inaugural solo él creía en el falso nueve, la misma variante táctica con la arrodilló a Italia en el encuentro decisivo. Impermeable a la presión, mantuvo sus decisiones hasta el final. Los resultados y el juego le han vuelto a dar la razón.

LA DELANTERA

El falso nueve y Fernando Torres

El partido del debut en la Eurocopa frente a Italia supuso el comienzo de la polémica. Los tres centrales y la tendencia de Cesc a agruparse alrededor de la zona de creación, transmitió la sensación de que a España se le había atragantado disputar el choque sin un delantero. Además, la entrada de Navas y Fernando Torres en la segunda mitad provocó un aluvión de oportunidades de gol. Solo la falta de puntería del futbolista del Chelsea alejó el triunfo para los de Del Bosque. Las opiniones contrarias a que el combinado nacional jugase con un atacante puro arreciaron.

La entrada en el once de Torres por Fábregas en el siguiente partido frente a Irlanda parecía que había hecho al técnico salmantino renunciar a su idea original. También reforzaba esta sensación que el combinado guiado por Trapattoni era un contrincante que dejaría pocos espacios a la espalda de la defensa, el hábitat de Torres. Es decir, apostaba por su segunda opción en un entorno desfavorable para ella. Y entonces el nueve más caro de la Premier se destapó. Anotó dos goles y parecía que había zanjado de un plumazo el debate. Sin embargo, Del Bosque, fiel a sus principios, testarudo en su creencia, le recuperó durante los siguientes compromisos, dando incluso entrada a Álvaro Negredo en el único puesto que estaba en discusión en la formación titular. En la final, después de ajustar la posición de Fábregas y obligarle a pelear más arriba, se salió con la suya.

FERNANDO LLORENTE

Una gran temporada sin premio

El debate del falso nueve generó varias controversias añadidas. Entre ellas, la que más brilló fue la ausencia de minutos del delantero del Athletic de Bilbao Fernando Llorente. Después de la gran temporada que había cuajado el ariete, pocos entendían que Del Bosque no le diese una mínima oportunidad y que situase a Negredo por delante de él en sus preferencias. El seleccionador no aflojó y España no echó de menos los goles del gigante rojiblanco. Tampoco Juan Mata disfrutó de demasiadas oportunidades. Una estrella en la Premier, campeón de Europa con el Chelsea y valor de futuro, obtuvo la recompensa a su paciencia al saltar al campo en la final y marcar el último gol del partido.

EL LATERAL DERECHO

Arbeloa, siempre en discusión

El lateral del Real Madrid se sintió señalado en muchas citas de la Eurocopa. Es, tal vez, el futbolista con menos talento ofensivo del grupo que Del Bosque unió para levantar la copa en Kiev. Pero el entrenador aprecia de su paisano su capacidad para ceñirse a un guion táctico. Su marcaje sobre Cristiano Ronaldo refrendó al seleccionador. La opción de que Juanfran lo sustituyese, se transformó en una quimera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Impermeable a la presión