Lieja, el inicio de la incertidumbre

Sin un favorito claro, el Tour de Francia arranca con el tradicional contrarreloj


lieja / colpisa

El Tour se pondrá este sábado en marcha en Lieja, con un prólogo de 6,4 kilómetros con el mismo recorrido en el que ganó Fabián Cancellara en 2004. Ocho años después, vuelve a ser el gran favorito. Entonces marcó un tiempo de 6 minutos y 50 segundos, con Lance Armstrong a dos segundos e Iván Gutiérrez, tercero, a ocho segundos. Pero este año no le han salido nada bien las cosas. Se rompió la clavícula en la Vuelta a Flandes. Junto a él hay una buena nómina de nombres que quieren brillar, como Bradley Wiggins, David Millar, Tony Martin, David Zabriskie, Janez Brajkovic, Luis León Sánchez, Levi Leipheimer o Michael Rogers.

Samuel Sánchez y Alejandro Valverde lo van a tener peor para estar cerca de los mejores en un recorrido que tiene una parte técnica y otra en la que se pueden mover desarrollos fuertes. Otro corredor que intentará hacerlo bien es Philippe Gilbert, que está entre su afición. En 2004 los cálculos hablaban de 200.000 personas presenciando el estreno del Tour. En ese apartado, las cosas han cambiado.

La presentación de equipos participantes en la ronda gala, el jueves, no reunió a mucha gente. Lieja es una de las paradas obligatorias del Tour: ha llegado o salido en diecisiete ocasiones la prueba de la ciudad y lo hará en muchas más ocasiones puesto que ASO, los organizadores del Tour, son quienes llevan adelante dos clásicas emblemáticas belgas, la Lieja-Bastogne-Lieja y la Flecha Valona.

Un Tour muy abierto

El prólogo nos meterá de lleno en una prueba diferente a la de los últimos años, en la que siempre ha habido un favorito claro. Podríamos hablar de Eddy Merckx, Jacques Anquetil, Bernard Hinaul, Miguel Induráin, Lance Armstrong o Alberto Contador, que podría ser el sucesor de alguno de esos nombres, pero no estará en la carrera.

Estamos ante un Tour muy abierto, una prueba en la que podemos encontrar a un ciclista como Lucien Aimar, Walkowiak, Charly Gaul, Perico Delgado, Óscar Pereiro o Carlos Sastre: un hombre que aproveche su oportunidad.

Es un Tour que se presenta, en principio, con incertidumbre respecto al ganador, si es que el presumible dominio que puedan ejercer Cadel Evans y Bradley Wiggins no se termina de plasmar en la carretera. Hay montaña, pero está mucho más recortada que en otras ediciones. Si el Tour se corriese como hace cinco años, la escenografía resultaría apasionante. Han cambiado los tiempos y las apisonadoras contra el crono, Evans, Wiggins, Tony Martin o Cancellara, no tienen quién encienda la luz roja de su cuerpo en una subida. ¿Ganará de nuevo un australiano o el ciclismo inglés vivirá momentos de gloria a la espera de otros nombres que puedan surgir?

Desde Lieja hasta París los corredores ascenderán conocidos puertos como el Tourmalet o el Aubisque y circularán 101 kilómetros contra el reloj, modalidad en la que tanto Evans como Wiggins son grandes especialistas y parten con una ligera ventaja. El Tour de Francia más abierto de los últimos años ya está aquí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Lieja, el inicio de la incertidumbre