Tarde de fiesta y despedidas

Grandes ovaciones en Sar para jugadores, cuerpo técnico y junta directiva


SANTIAGO / LA VOZ

La afición no falló. Y eso ya no es noticia. Casi seis mil gargantas no pararon de gritar y animar a los suyos. Una hinchada volcada, y eso que el Obra ya había hecho del deberes. El Obra no se jugaba nada. Pero los aficionados no querían perderse el último partido. Deseaban cerrar la temporada con un triunfo. Por ellos, por el club, por los jugadores y, sobre todo, por los que ya no estarán en el próximo curso deportivo.

Al acabar el partido, el club preparó una gran fiesta, llena de emociones, repleta de agradecimientos. Un fin de curso vibrante y en el que la familia obradoirista dirigió unas palabras a los seis mil aficionados que llenaron la caldera de Sar.

El primero en saltar a la pista fue el capitán Tuky Bulfoni. El hombre que lleva defendiendo esta camiseta y este escudo en los tres años de vida del nuevo Obra. El 7 casi no podía hablar. El griterío era ensordecedor. Nunca tantos aplausos se escucharon en Sar hacia una misma persona. El capitán se lo merecía. Deja el club, pero Santiago le estará agradecido eternamente. Bulfoni fue muy breve en su despedida: «Soy muy sencillo al hablar, pero sí puedo decir gracias por haberme hecho sentir como en casa. Os quiero».

El segundo en saltar al improvisado ruedo de Sar fue Oriol Junyent, que tras anunciar esta misma semana que pasará por el quirófano, jugó un testimonial segundo para disfrutar del momento. «Gracias por apoyarme todo el año. El miércoles estuvisteis genial, pero hoy todos los aplausos tienen que ser para el capitán. Es su día», manifestó.

Tuky Bulfoni: «Gracias por haberme hecho sentir como en casa. Os quiero»

Oriol Junyent: «Gracias por apoyarme todo el año. El miércoles estuvisteis genial»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Tarde de fiesta y despedidas