Un alemán en la corte de James

Dallas Mavericks y Miami Heat reeditan desde hoy la final del 2006


redacción / la voz

Sorprendente y justa. Dallas Mavericks y Miami Heat inician hoy el asalto al trono de la NBA, una reedición de la final del 2006, aunque de una y otra plantilla apenas queden cuatro supervivientes. Entonces, el triunfo se fue para Miami; ahora, cualquier apuesta resultaría tan aventurada como la brillante trayectoria de ambos en los play off. Dirk Nowitzki contra LeBron James, los veteranos Mavericks contra los beach boys, el trío de figuras que el atildado Pat Riley ha reunido en Miami.

Brillantes «play off»

Pero, en el fondo, una final sorprendente, porque casi nadie esperaba que Dallas apeara a los Lakers, actuales campeones, o que las estrellas de los Heat se transformaran en un equipo frente a Boston o a los jóvenes Bulls de Chicago. Justa, porque unos y otros han dominado los play off, donde solo han necesitado quince partidos para plantarse en la final. Miami Heat ha ganado sus tres eliminatorias por el mismo resultado (4-1); Sixers, Celtics y Bulls han sido incapaces de superar la agresiva defensa de LeBron y sus amigos. Dallas debutó con 4-2 frente a Portland, pero arrasó a los Lakers (4-0) y dio buena cuenta de los Thunders (4-1).

Liderados por el alemán Dirk Nowitzki y con la sólida aportación de un grupo de veteranos, los Mavs del excéntrico Mark Cuban buscarán la revancha cinco años después de caer inesperadamente en seis partidos tras dos triunfos iniciales. Aquel descalabro impidió que Nowitzki, magistral durante los play off y uno de los más efectivos tiradores en la historia de la NBA, lograra el codiciado anillo de campeón, que ahora buscará nuevamente en su decimotercera contienda en la liga. A sus 32 años, el alemán promedia 28,4 puntos y 7,5 rebotes en 15 encuentros de play off.

Veteranos Mavericks

«Nuestro trabajo en esta oportunidad será saldar la deuda», aseguró Jason Terry (33 años), junto a Nowitzki el otro superviviente de Dallas de la final del 2006. La nómina de los Mavericks tendrá además a otros veteranos, como Shawn Marion (33 años), Jason Kidd (38), el serbio Pedja Stojakovic (33).

Los Heat, un proyecto elaborado desde los despachos por Pat Riley, el inventor desde el banquillo del showtime de los Lakers en la década de los ochenta, corrigieron a tiempo su errática marcha de la fase regular. Han sobrevivido a la dureza de la Conferencia Este, enterrando primero a los veteranos Celtics y cerrando el camino a Derrick Rose (jugador más valioso de la temporada) y sus Bulls.

Los Heat han vencido el escepticismo del maestro Phil Jackson, que había aventurado la dificultad de que no siempre juntar tanto talento conduce al éxito. En el momento de la verdad, la fórmula ha funcionado. Dwyane Wade, LeBron James y Chris Bosh han dividido sus roles para alcanzar el anillo. Incluso LeBron se encargó en primera persona de amargar la final del este a Rose. Otro asunto es si sabrán encontrar la fórmula para frenar a Nowitzki, un papel que en principio podría recaer sobre Udonis Haslem, el cuarto superviviente de la final del 2006. Demasiadas dudas para una final en la que a King James le faltará el favor del público.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un alemán en la corte de James