Víctimas de la fractura de estrés

x.r. castro REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

Lolo Penas, uno de los último afectados por esta lesión, estará dos meses parado

25 abr 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

Pedro Nimo fue el primer atleta gallego en caer lesionado por fractura de estrés. El compostelano la bautizó como la lesión de moda, y recién retornado a la competición le ha traspasado el testigo a Lolo Penas, una de las referencia del atletismo masculino en Galicia en los últimos años. El coruñés sufre la lesión en el ala sacra derecha, justo debajo de la cadera, y tendrá que estar parado durante dos meses. También padece los efectos de la misma lesión, solo que en el tercer metatarsiano del pie izquierdo, el atleta paralímpico Gustavo Nieves. Referencias como Carles Castillejo o Javi Guerra también están parados por el mismo motivo. Lo mismo le sucede al futbolista del Sevilla Jesús Navas.

La lesión de moda se origina bien por exceso de entrenamiento o por cuestiones biomecánicas (por ejemplo pisar mal). En el caso de las mujeres también pasa factura la amenorrea.

Lolo Penas completó la lesión en el epílogo de la temporada de cros. Comenzó a sentir molestias a raíz del campeonato de España disputado en Haro. «Era un circuito con muchos troncos en donde había que saltar mucho y comencé a sentir un dolor bastante fuerte a la altura de la zona lumbar», recuerda el atleta, que focaliza todo el dolor en el dorso. «Todos los impactos van a la espalda y tras pasar consulta con los médicos de la federación y hacerme la correspondiente artroresonancia me diagnosticaron una lesión en el ala derecha del sacro». El dictamen supone estar dos meses parado. Los primeros diez días casi sin moverse y las seis semanas siguientes con la consigna de no forzar lo más mínimo.