Con el tanque hasta los topes

La prohibición de repostar combustible es la gran novedad en el reglamento del 2010, que ya ha condicionado el diseño de los monoplazas y marcará el campeonato


El Mundial 2010 arranca con el depósito lleno. Pero en todos los grandes premios. Porque la gran novedad en el reglamento de cara al próximo campeonato es la prohibición de los repostajes. Es una pieza de dominó que no se movía desde los noventa y que provoca una reacción en cadena en otros elementos clave de la fórmula 1. El sistema de puntuación, otro de los cambios, abre el abanico de premios a más pilotos, pero incrementa la ventaja del ganador.

Repostaje. Los pilotos no pararán a cargar gasolina

Esta prohibición no se aplicaba desde 1993. Los argumentos de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) para aprobar esta medida son que supone ahorro en el transporte de material y que empuja a las escuderías a trabajar para mejorar el consumo de combustible de los monoplazas. Los coches han sido diseñados para alojar un depósito mucho más grande que el de temporadas anteriores, con capacidad para unos 250 litros. Lo que ya no podrán trazar los equipos serán las estrategias de entrada en boxes para cargar gasolina, que propiciaban adelantamientos fuera de pista y que también servían en determinadas ocasiones para favorecer a un piloto por encima de su propio compañero de equipo. Es probable que algún piloto no pueda llegar a meta debido a un mal cálculo de la escudería que ya no podrá corregir sobre la marcha. La FIA ha decidido no hacer públicas las cargas de gasolina.

El peso mínimo. Más kilogramos

Debido al veto al repostaje, el peso mínimo ha pasado de los 605 kilogramos del 2009 a los 620 de este Mundial. Y, como consecuencia, el tamaño de los monoplazas ha aumentado. Además, las escuderías se han aplicado para mejorar las prestaciones de los frenos y las suspensiones, que sufrirán extraordinariamente durante el inicio de los grandes premios debido al aumento del peso. Bridgestone, el suministrador único de neumáticos de la fórmula 1, ha cambiado todos los compuestos para adaptar los de uso en seco a las exigencias de los kilos de más. Los pilotos deberán acostumbrarse a navegar en aguas muy diferentes durante el mismo gran premio. Comenzarán la carrera con el tanque lleno hasta los topes y la finalizarán muy ligeros de peso.

Sistema de puntuación. Una brecha mayor entre el vencedor y el resto

En su día Bernie Ecclestone quiso imponer un sencillo sistema de medallas. Oro, plata y bronce, respectivamente, para los tres primeros. Y el vacío para todos los demás. Los equipos se negaron. En la próxima temporada, el mecanismo de reparto de puntos cambiará. No será tan extremo como el que proponía Ecclestone, pero sí abrirá una mayor brecha entre el vencedor y el resto. En el 2009 la distribución era la siguiente: 10 puntos para el ganador, 8 para el segundo, 6 para el tercero, 5 para el cuarto, 4 para el quinto, 2 para el séptimo y 1 para el octavo. Este año puntuarán más pilotos, pero con saltos más grandes entre ellos. El primero obtendrá 25 puntos, el segundo se quedará con 18, a 7 del mejor, y el tercero sumará 15. A partir de esta plaza, la distribución será: 12, 10, 8, 6, 4, 2 y 1.

La parrilla. Se amplía hasta los 24 pilotos

El gran circo del motor optó por abrir sus puertas a nuevos proyectos. En principio, eran trece los equipos dispuestos a calentar motores. Finalmente, la escudería US F1 tuvo que pedir una moratoria para competir en el mundial del 2011, por lo que la parrilla se queda con 24 coches, entre ellos los dos del Hispania Racing español, llamado inicialmente Campos Meta. Se incorpora este año Virgin Meta y vuelve la histórica Lotus. Más monoplazas modestos y más pilotos novatos. Ingredientes para que se agite un poco más el avispero de la fórmula 1 en cada gran premio.

El KERS. Adiós al extra de velocidad

El KERS (Kinetic Energy Recovery System) fue presentado como una de las novedades estrellas del 2009. Y su paso por los circuitos fue efímero. El sistema de recuperación de energía cinética generada por el coche con su propio movimiento recibió críticas desde el inicio del campeonato y los mejores coches volaron sin este dispositivo. Quizás se recupere en un futuro una versión mejorada. De hecho, Williams era uno de los equipos que se oponía a este cambio y sostenía que estaba mejorando el rendimiento del KERS. Pero, de momento, permanecerá en la nevera.

Calificación. Los neumáticos que se usen en Q3 se mantendrán en el arranque de la carrera

Esta situación generará un dilema entre los que firmen los mejores tiempos. Porque si se usan los neumáticos blandos para lograr una mejor posición en la parrilla, ese compuesto sufrirá más en la salida debido al gran peso de los coches por la carga de combustible. Los que caigan en la Q1 y la Q2 sí podrán cambiar de neumáticos de cara al arranque de la carrera.

Calentadores. No se podrá usar cualquier dispositivo de este tipo

El reglamento prohíbe cualquier método para mantener o aumentar la temperatura de los neumáticos.

Doble difusor. El elemento que le dio alas a Brawn GP se mantiene

El doble difusor, que desató la polémica en el anterior mundial y que fue la llave del triunfo de Brawn GP, se mantiene. Pero la FIA le ha puesto fecha de caducidad. Se eliminará en el 2011.

Test adicionales. Se permite uno si se realiza un cambio de piloto

En el caso de que una escudería cambie un piloto en pleno mundial, el nuevo competidor podrá realizar un test hasta dos semanas antes o después de que se haya oficializado su incorporación al equipo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Con el tanque hasta los topes