A por un triunfo el doble de necesario

Valerón y Pablo Álvarez se disputan un puesto en la mediapunta en el regreso de Pandiani a A Coruña


El Dépor desea seguir subido a la ola buena, la de los triunfos, el juego solidario y el acierto ante la portería rival. Con los ecos de su convincente partido del miércoles aún en los oídos, la Liga irrumpe en el 2010 en Riazor con la intención de cambiar su signo de las últimas jornadas. Hace un mes que los coruñeses no suman una nueva victoria en el casillero y la visita del Osasuna parece la más propicia de un exigentísimo mes de enero.

El optimismo ha vuelto al vestuario y a la grada. Las vacaciones sirvieron para que los deportivistas recargasen las pilas tras aquel exigente encuentro contra el Barcelona. Y la afición espera asistir in situ a una demostración de fuerza y talento similar a la que siguió por televisión el pasado miércoles. Si en la Copa del Rey el desafío al que respondieron de forma sobresaliente los no habituales era colectivo, los titulares de hoy tendrán ante sí una doble exigencia: la de mantener el alto grado de implicación del miércoles y, además, sostener al equipo en los puestos europeos.

Los cambios respecto a Mestalla afectarán fundamentalmente a la defensa, donde vuelven los pilares de la seguridad defensiva: el indiscutible Aranzubia, el capitán Manuel Pablo y la pareja formada por Lopo y Colotto. Todo indica que Lotina mantendrá el mismo centro del campo (Antonio Tomás, Sergio, Juan Rodríguez y Guardado), mientras Adrián seguirá como jugador más adelantado. La duda en la alineación (no de Lotina, pues aseguró que no tenía ninguna, aunque reveló que no se lo había contado ni a Ribera) estribaría en la mediapunta, donde el gol y el buen partido de Pablo Álvarez el miércoles compiten con la solera de Valerón, titular las dos últimas jornadas.

El Osasuna de José Antonio Camacho presume de solo cuatro triunfos en Liga, pero la pasada jornada frenó en Pamplona al Madrid de Cristiano Ronaldo cuando iba lanzado hacia el liderato. Así que ahora se recuerda su fenomenal racha en Riazor, donde solo se llevó una derrota en sus cinco últimas visitas. Pandiani, que siempre da que hablar cuando el Dépor está por medio, lidera el ataque navarro. Se puso la camiseta blanquiazul la temporada siguiente al título de Liga y protagonizó títulos (ganó una Copa y una Supercopa) y excentricidades (se compró un camión en su última campaña en A Coruña). Como rival lo derrotó en las filas del Mallorca (donde ganó otra Copa) y del Espanyol. Ausente la pasada temporada, hoy vuelve a pisar Riazor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

A por un triunfo el doble de necesario