El Barça se queda sin dos puntos con un autogol en el descuento


El Barça se dejó dos puntos en Pamplona de forma inesperada en el último minuto. Cuando ya tenía la victoria en la mano gracias a otro gol de Keita, el mexicano Márquez se hizo un lío en un balón sin peligro en un lateral del área y permitió a Camuñas centrar al primer palo. El resto lo hizo el infortunio de Piqué, que se marcó en propia meta al intentar despejar. El equipo azulgrana mantiene el liderato, pero con solo un punto de ventaja sobre el Madrid.

Hasta entonces había sido el Barça de siempre, donde cada vez cuesta más diferenciar entre actores protagonistas y secundarios.

El líder marcó en el Reyno de Navarra con un gol de Keita, centrocampista que ya suma seis dianas en la Liga, tras asistencia de Puyol, central reciclado a lateral derecho debido a la lesión de Alves. Cuando el Osasuna creía tener controlados a Messi, Ibrahimovic e Iniesta, una excelente jugada de tiralíneas al toque, escalonada de una banda a otra, acabó con el pase de la muerte del capitán y el remate a placer del de Mali. Solo un gol. No fue suficiente.

Pep Guardiola no reservó a nadie en Pamplona, quizá a Touré, aunque últimamente parece más titular Busquets. No hubo rotaciones pensando en el vital partido del próximo miércoles en la Champions League frente al Rubin Kazan en el frío. El técnico catalán respeta demasiado a José Antonio Camacho como para darle facilidades. El de Cieza fue profesor del de Santpedor en los años en los que coincidieron como técnico y jugador. Quizá por entonces Guardiola no lo sabía, pero ya estaba sumando conocimientos para su futura carrera en los banquillos. Dice que ha aprendido de todos los entrenadores y Camacho no fue una excepción.

La presión rojilla y la azulgrana se parecieron mucho ayer. Fue una batalla gestada en las pizarras y ejecutada con agresividad deportiva en el césped.

El Barça intentó resolver por la vía rápida con una salida muy decidida en ataque. A los pocos segundos del comienzo Ricardo ya tuvo que realizar una gran intervención en un zurdazo de Messi.

Posible penalti

Ibrahimovic también estuvo cerca del gol en una acción en la que el conjunto azulgrana reclamó penalti por manos de Josetxo. El gol acechaba la portería navarra hasta que el Osasuna cortó la hemorragia y supo mantener lejos del área al Barça. Fue entonces cuando Aranda descubrió las carencias de Chygrynskiy y lo volvió loco con su velocidad y habilidad en el regate. Al descanso se llegó sin goles y con la sensación de que el líder iba a tener que sudar mucho.

En la segunda parte, los problemas de Chygrynskiy se agudizaron cuando vio una tarjeta amarilla que obligó a Guardiola a sustituirlo por Márquez. El cambio dio solidez al Barça. Aranda dejó de incordiar, y Pandiani, sin balones de gol, nunca fue peligro. El equipo de Guardiola mantuvo su ambición hasta encontrar el gol de Keita.

Con el Osasuna arriesgando, Ibrahimovic y Messi perdonaron la sentencia en dos ocasiones cada uno. Y en la última acción del partido, un fallo incomprensible de Márquez permitió a Camuñas centrar desde la línea de fondo y Piqué, en su intento de despejar, introdujo el balón en su propia portería.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Barça se queda sin dos puntos con un autogol en el descuento