«No hay nada que me haga pensar en que no voy a poder volver a jugar, no veo por qué no»

V. López

DEPORTES

13 oct 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

Borja Oubiña ya está en Vigo. Su canto de esperanza suena más fuerte que nunca y a los malos augurios les planta cara. «Sigo pensando lo mismo que antes de operarme. No hay nada que me haga pensar en que no voy a poder volver a jugar, no veo por qué no».

El capitán del Celta está convencido de que si con un ligamento incompetente pudo jugar trece partidos y entrenar cuatro meses sin parar, ahora tendrá más opciones con una rodilla nueva. «Ordenando un par de cosillas todo va a ir bien. Es el único pensamiento que tengo. No sabemos al cien por cien lo que me pasó. Tengo la sensación de que el ligamento no estaba bien, pero llegué a jugar y a entrenar cuatro meses seguidos. Meterse en un quirófano no es ir a tomar un café y por eso se esperó. A día de hoy, no sé hace un año, se sabe que el ligamento no era competente y vamos a volver a empezar».

Oubiña admite que ahora solo piensa en que la rodilla llegue a la segunda operación lo mejor posible. «No tengo el pensamiento lejano de volver a jugar». Sobre el estado en el que pueda quedar una vez que deje el fútbol, afirma que «no me preocupa pero todo el mundo sabe que el deporte profesional no es del todo sano. El fútbol tiene más bajas que otros, pero si te metes en esto sabes que el cuerpo lo paga. En la vida diaria hasta ahora nunca tuve problemas, solo para hacer mi trabajo».

Apoyos inesperados

A pesar de que Oubiña lleva dos años fuera del escaparate de primer nivel, en esta nueva operación ha recibido muestras de apoyo de incluso algunos de los que fueron sus rivales en su paso por la Liga inglesa. No quiso desvelar nombres pero todo indica que Rafa Benítez o Fernando Torres le tuvieron en mente. «Se ha acordado de mí gente que no esperaba que lo hiciese. Hubo de quien me chocó no solo con palabras. Hubo alguno de la Premier de gente que ya no estaba en mi onda». En su interior se queda con el cariño que le han mostrado sus compañeros, que considera fue más allá. «Hicieron lo típico de las camisetas, pero a mayores de eso lo que más me importa es que se interesan por mí y cuentan conmigo para el día a día».