El nuevo patrón de los «devils»

Anna Pelegrí LONDRES

DEPORTES

El magnate estadounidense está a punto de invertir 1.153 millones de euros por la compra del Manchester United. Hace diez años se hizo con los Buccaneers y los hizo campeones de la NFL

13 may 2005 . Actualizado a las 07:00 h.

El estadounidense Malcolm Glazer está a un paso de ser el nuevo dueño del Manchester United (ayer ya había adquirido el 71,8 por ciento de las acciones -necesita el 75 para obtener carta blanca sobre el club y poder retirar, si lo desea, a la entidad de la Bolsa de Londres). Procedente de una familia lituana que emigró a Estados Unidos, este multimillonario aspira a convertirse a los 76 años en un nuevo magnate del fútbol, como Roman Abramovich o Silvio Berlusconi. Nacido en 1928, Glazer creció en Rochester, en el estado de Nueva York, donde su padre regentaba una relojería. Tras su muerte en 1943, el joven Glazer se puso a trabajar, transformando el pequeño negocio en un imperio a golpe de inversiones más que acertadas. Sin embargo, sus primeras maniobras por hacerse con una gran empresa desembocaron en fracaso, cuando en 1984 tuvo que desistir de la compra de la compañía ferroviaria Conrail, entonces en bancarrota. Triunfó, en cambio, en otros negocios, como la restauración, la televisión y el mercado de propiedades y se hizo famoso en Estados Unidos por sus intentos de adquirir marcas como Harley-Davidson. En los 80, Glazer también sorprendió cuando llevó a sus cinco hermanas ante los tribunales por una disputa acerca de la herencia de su madre. Convertido en un hombre rico, se estrenó poco después en el negocio del fútbol americano, donde realmente se ha fraguado su fama y su fortuna. En 1995 abonó 192 millones de dólares por los Buccaneers de Tampa Bay, de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL). La gestión de Glazer permitió convertir a ese club sin grandes aspiraciones en campeón de la Superbowl en el 2003. Poco después, cuando el Manchester United se proclamaba campeón de la Liga inglesa 2002-2003, Glazer compró su primer paquete de acciones de la entidad por un valor de nueve millones de libras. En octubre pasado pasó a poseer más del 25 por ciento, aunque los principales accionistas continuaron siendo los irlandeses John Magnier y JP McManus, del sector de las carreras de caballos.