«Pagliacci», una crónica de sucesos convertida en ópera por Leoncavallo

CULTURA

De izquierda a derecha, los directores José Miguel Pérez-Sierra (musical) e Ignacio García (escena).
De izquierda a derecha, los directores José Miguel Pérez-Sierra (musical) e Ignacio García (escena).

Los directores José Miguel Pérez-Sierra (musical) e Ignacio García (escena) ensalzan la actualidad de la obra que acogió el Teatro Colón en el marco de la Programación Lírica

27 sep 2021 . Actualizado a las 17:15 h.

«Sabes que para esta obra Leoncavallo se inspira en la noticia de un diario de la época, en una crónica de sucesos, que habla de que un actor ha matado a su mujer por una identificación que había entre lo que pasaba en la obra de teatro y lo que pasaba en su vida. Leoncavallo, que es un hombre de una visión teatral bestial, sabe que ahí hay una historia formidable para ser contada y que esta dicotomía entre el teatro y la vida, esta confusión, en el teatro tiene mucha miga». Lo explica Ignacio García (Madrid, 1977), director de escena de la ópera Pagliacci que se representó este viernes y este domingo en el Teatro Colón de A Coruña, dentro de la programación lírica de Amigos de la Ópera.

«Por desgracia, lo que estaba de actualidad en 1892 cuando Leoncavallo la escribió sigue de actualidad. Verlo en escena es una condena más a este tipo de actitudes y un instrumento útil para generar esa reacción que provoca en el pueblo donde están realizando la función, pues al público real le produce la misma sensación de rechazo». Es la reflexión de José Miguel Pérez-Sierra (Madrid, 1981), que en esta producción del Teatro de La Zarzuela dirige la Orquesta Sinfónica de Galicia y el coro Gaos.

Un hombre posesivo y violento

Señala Pérez-Sierra que «muchas veces a Canio [encarnado por el tenor Alejandro Roy] se le ha representado como un pobre hombre traicionado. Sin embargo, en la producción de Nacho García se ve desde el primer momento que es posesivo y violento. Si Nedda [Vanessa Goikoetxea, soprano] trata de huir de su marido es precisamente por eso».