«La resistencia es un elemento que nos define a las mujeres»

Robbie interpreta a la reina Elizabeth en su nuevo filme, que acaba de estrenarse y en el que rivaliza con su prima María Estuardo

Margot Robbie, en un fotograma del filme
Margot Robbie, en un fotograma del filme

Los Ángeles / Colpisa

Margot Robbie se transforma en la reina Elizabeth para la película María, reina de Escocia, dirigida por Josie Rourke. No es la primera vez que la actriz australiana altera drásticamente su imagen. La joven de 28 años ya lo hizo el pasado año con una de las cintas revelaciones de la temporada, Yo, Tonya, por la que estuvo nominada al Óscar, y no dudó en ponerse en la piel de Harley Quinn para la pésima Escuadrón suicida. Pero a pesar de los distintos batacazos -La leyenda de Tarzán también contaría como uno de ellos-, la intérprete, que se dio a conocer en El lobo de Wall Street, ha ido escalando posiciones en Hollywood hasta llegar a la cima. Con media docena de títulos en preproducción, entre ellas lo nuevo de Tarantino, Robbie se ha colado en el exclusivo grupo de las estrellas tipo A.

-¿Cómo se metió en el personaje?

-Durante la filmación pedí al equipo de producción que no se me acercaran. Fue un proceso muy solitario, me aislé como ella. Un experimento social interesante que me acercó al personaje.

-Cambia su físico de forma radical para el papel.

-Sí. Tuve que hacerlo. Ella fue quedándose calva poco a poco y nosotros utilizamos distintas pelucas para mostrar el avance de su calvicie. Fue una reina que además tenia la cara picada por la viruela. La transformación física también me ayudó en la creación del personaje.

-El legendario enfrentamiento entre la reina de Inglaterra y la de Escocia ha sido objeto de muchas películas. ¿Investigó la relación entre ambas primas?

-Sabía muy poco sobre ellas. Tenía una imagen de Elizabeth en mi cabeza, la veía con la cara blanca y los labios rojos. Supongo que por alguna película. Tuve que estudiarla como una novata, aunque conté con la ayuda de la directora. Ella me ayudó a poner contexto a la narración, a entender los personajes y su historia. Fue un proceso fascinante porque ahora entiendo ese período desde otro punto de vista. Yo asumía que Elizabeth había tenido una vida fácil como monarca que era, pero descubrí que su vida siempre estuvo en peligro. Su paranoia la acompañó hasta el final de sus días y eso la convirtió en una mujer calculadora.

-Su personaje es el contrapunto de María de Escocia.

-Totalmente. La soledad de Elizabeth forma parte de su historia, de su personalidad. Envidiaba a María y a su grupo de damas porque las imaginaba juntas y se moría de envidia. Tratamos de mostrar dos estilos de monarcas, una en soledad y otra enamorándose, siendo madre, luchando por su vida, divirtiéndose. Elizabeth siempre deseó ser como María.

-El filme se acerca a estas dos reinas desde una perspectiva muy «millennial».

-Sí. Josie Rourke, la realizadora, tenía claro que quería un filme fresco, juvenil, que fuera atractivo para las nuevas generaciones. Hemos hecho un tratamiento de la historia distinto, cercano a los millennials. Saorsie Ronan ha entendido su papel de una forma maravillosa. Podía quedarme horas mirándola. Entre ambas reinas hay cierta envidia, rebeldía, inseguridades. Son monarcas de su tiempo con problemas con los que nos podemos identificar.

-Usted parece decidida a interpretar mujeres atípicas, únicas.

-Yo quiero ver mujeres en estos personajes. Quiero ser parte de la conversación actual, representar mujeres fuertes, conscientes de tomar decisiones valientes. Es importante que mostremos mujeres en posiciones de poder que eligen y dan forma a su futuro.

-Le gusta tener control de sus interpretaciones.

-Sí, por eso produje este proyecto. Acabo de terminar de rodar una película en la que no he trabajado como productora y me ha encantado. Me gusta actuar y producir, unas veces lo combino y otras lo mantengo separado

-¿La fama ha cultivado algún aspecto negativo en usted?

-No, aunque debo explicar que nadie puede imaginar lo que supone la fama en la vida de alguien. Es un elemento extraño que se apodera de tu existencia. Cambian los escenarios de tu vida en cualquier cosa que hagas.

-¿Tiene usted algo en común con su personaje?

-La resistencia forma parte de las mujeres y no es usada lo suficiente para describirnos. Dicen que las mujeres somos complicadas, es mejor que los estereotipos clásicos que han sido erradicados de los guiones. Las mujeres son resistentes, no estamos hechas de cristal y eso se puede aplicar a Elizabeth, a mí y a muchas de las mujeres que conozco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«La resistencia es un elemento que nos define a las mujeres»