El final desconocido de Marcela y Elisa

Mila Méndez Otero
mila méndez A CORUÑA / LA VOZ

CULTURA

Un suicidio en el puerto de Veracruz o un cáncer terminal. Nunca se pudo averiguar qué terminó con la vida de Elisa. Tampoco si realmente era hermafrodita

13 feb 2019 . Actualizado a las 19:27 h.

Fueron el best seller del momento. Los ejemplares de los periódicos con la foto de su boda -la primera entre dos mujeres, en 1901- se vendían como churros. Hasta 19.000 números en un solo día colocó el semanario Nuevo Mundo editado en Madrid. Más de cien años después, Netflix confía tanto en el tirón de esta historia que produce la película que la realizadora Isabel Coixet rueda hasta el miércoles en Galicia. Y la estrenará de forma simultánea en 190 países, todos en los que está presente la plataforma. El autor de la investigación más exhaustiva sobre sus vidas de cine, el profesor de la Universidade da Coruña (UDC) Narciso de Gabriel, también se ha visto arrastrado por el fenómeno. Ultima la reedición del libro que publicó por primera vez en gallego en el 2008, Elisa e Marcela. Alén dos homes, Edicións Nigra Trea, y que fue el punto de partida del guion de Coixet.

Una de las dudas que asalta es saber cómo resolverá la directora catalana los interrogantes que planean en torno al idilio de las dos maestras. De Gabriel, catedrático de Teoría e Historia da Educación, buscó durante más de quince años en archivos, bibliotecas y hasta consulados. Marcela y Elisa fueron vistas juntas por última vez en Buenos Aires en torno a 1904, tres años después de su fuga, primero a Oporto y después -para escapar de la orden de extradición- a Argentina. «É moi complicado saber que foi delas», admite el profesor universitario.

Oporto y Buenos Aires

Cambiaron varias veces de identidad, Elisa fue Mario Sánchez en A Coruña, José en Oporto y María en Buenos Aires. En la capital bonaerense Marcela también se rebautizó como Carmen. Allí se presentaban como amigas o hermanas. De Marcela solo hay constancia de que desembarcó en 1902 en Argentina con un bebé en brazos y de que tuvo algunos trabajos como criada. Elisa dejó alguna pista más. Llegó a Buenos Aires el 15 de junio de 1902. El 30 de septiembre de 1903 se casó con un comerciante danés, Christian Jensen. Ella tenía 40 años y él 65. No fue un matrimonio feliz. Hubo medios que informaron de un supuesto suicidio de Elisa en México. En 1909 se habría precipitado al mar en Veracruz. «Un xornal de Madrid relatou que o corpo atopado no porto mexicano era o de Elisa Sánchez Loriga», cuenta De Gabriel. «Púxenme en contacto co Consulado de Veracruz e co Ministerio de Exteriores. Nunca atopei ningunha nota ou documento», asegura el investigador sobre una hipótesis «chea de lagoas».