Sofía Casanova como poeta, una «humilde obrera del pensamiento»

Reeditan su poemario «Fugaces» por primera vez desde su publicación en 1898


redacción / la voz

Como periodista y corresponsal de guerra, Sofía Casanova (1861-1958) realizó un trabajo extraordinario. Su celebrada entrevista a Trotski en 1917 o sus crónicas de la Primera Guerra Mundial son buenos ejemplos de la altura literaria de sus escritos. Pero también fue novelista, ensayista y poeta, una autora completa que además luchó contra los estereotipos y prejuicios de género, los de los coetáneos que se referían a ella como una «distinguida señorita que escribe».

La vertiente lírica de su obra vuelve ahora a la actualidad con la publicación de Fugaces (Ediciones Torremozas), su segundo volumen poético, que no había sido reeditado desde su primera aparición en 1898 en la colección Biblioteca Gallega, creada por Andrés Martínez Salazar y Juan Fernández Latorre, fundador este último de La Voz de Galicia. Precisamente los versos de este libro fueron concebidos y redactados durante una estancia de la autora en Galicia, que se refugió en su tierra natal tras la temprana muerte, a los cinco años, de su tercera hija, Jadwiga, aunque no conseguiría ahuyentar la depresión que la aquejó. Una circunstancia dolorosa que distanció al matrimonio -su marido era el filósofo polaco Wincenty Lutos?awski- y se reflejó en los contenidos de Fugaces

Alarde métrico

En su introducción al libro, Amelia Serraller Calvo ofrece unas pinceladas biográficas de la escritora, antes de centrarse en las cualidades del poemario. «En este segundo volumen de poesía, Sofía Casanova hace un auténtico alarde de su conocimiento de la métrica, así como su facilidad para la escritura», describe. «Además, su dominio de formas como el soneto o el romance hacen de ella una poeta que fluctúa entre una especie de Romanticismo tardío que gusta del exotismo, tratando temas históricos con aliento épico, y corrientes precursoras de la época, como son el Modernismo, la poesía social y los primeros ecos de la vanguardia en su canto al progreso y los adelantos de la técnica».

La especialista también destaca cómo Casanova es capaz de tocar los géneros más diversos en su poesía, así como los temas: algunos anticipan el tono antibelicista que unos años después marcarán sus crónicas de la Gran Guerra. Son poemas como Ida y vuelta, que conviven con otros descriptivos, centrados en la naturaleza -Invernales- o, y aquí también entra en juego su condición pionera, los versos que dedica a mujeres importantes para ella y a quienes admira. No faltan otros poemas de carácter metafísico, con vocación de crónica o los que denotan gusto por el exotismo. «El lector de Fugaces tiene el privilegio de viajar entre géneros y estilos de la mano de una escritora con un oficio y oído impecables. Imposible aburrirse asistiendo a esa lucha constante de la poeta gallega por equilibrar fondo y forma, sin que ninguno destaque sobre el otro», resume Serraller Calvo. 

Enfoque social

También es especialmente relevante el enfoque social que da a algunas de sus composiciones, que, sin estar reñido con el cuidado formal de los versos, traslada una profunda inquietud por sus contemporáneos. Un ejemplo elocuente es El trabajo, cuya dedicatoria es ya explícita de por sí: «Al Círculo Obrero de Pontevedra». Esta pieza, además, contiene un autorretrato de Casanova: «Obreros que alcanzáis nobles victorias / del trabajo en el templo sacrosanto, / humilde obrero soy del pensamiento, / y os envío mi acento / con el saludo fraternal de un canto». El poema continúa con una llamada de atención sobre «el hombre que se ensaña con el hombre», los «mendigos que en las calles mueren» y la «mujer que vive aprisionada».

La nueva edición de Fugaces no solo recupera los poemas de la publicación original -divididos entre las dos partes de Juveniles, con 19 piezas, y Ausencia, con 21-, con su introducción específica, sino que Serraller Calvo aporta contexto biográfico, una reflexión sobre el lugar de Casanova en el canon de las letras hispánicas del cambio de siglo y el interés que sigue suscitando su figura, objeto de documentales, biografías e incluso novela. El volumen se complementa, por último, con un amplio apéndice fotográfico centrado en la autora y su familia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Sofía Casanova como poeta, una «humilde obrera del pensamiento»