Dennis Lehane: «Todo lo que sucede y no ves es lo que mueve tu ciudad y, con ella, el mundo»

Beatriz Pérez BARCELONA / E. LA VOZ

CULTURA

Toni Albir | Efe

Pese a que su obra se enmarca en el género negro, Lehane advierte de que el asunto de sus libros es la guerra de clases

12 feb 2017 . Actualizado a las 10:09 h.

La adaptación cinematográfica de la novela Mystic River por parte de Clint Eastwood en el 2003 lanzó a Dennis Lehane (Boston, 1965) a la fama. Hoy por hoy, el escritor, que recibió el premio Pepe Carvalho 2017 en el festival BCNegra, es uno de los nombres clave del noir actual. Creador de detectives como Patrick Kenzie y Angela Gennaro, Lehane posee un extraordinario don para reflejar el mundo de los gánsteres en el EE.UU. de inicios del siglo XX. Ahora acaba de publicar Ese mundo desaparecido (Salamandra), que cierra la trilogía de Cualquier otro día y Vivir de noche. Según Stephen King, el último libro de Dennis Lehane es la mejor novela de gánsteres desde El padrino.

-«Ese mundo desaparecido» es más triste que las dos novelas que la preceden, «Cualquier otro día» y «Vivir de noche». ¿Por qué?

-Porque es el precio que Joe Coughlin paga por vivir su vida de una determinada manera. Al final él siente que tiene una responsabilidad con toda la humanidad más allá de su hijo. Joe se está quedando sin gas. Ese mundo desaparecido explica cómo alcanzas una edad en que todas las cosas que decidiste apartar de tu vida vuelven a ti. Y así es cómo Joe se halla a sí mismo en este libro. También es una reflexión sobre la paternidad, tiene mucho que ver con la idea de legado y de futuro.

-Una peculiaridad de sus novelas: el ambiente popular urbano en que se desarrolla la historia.

-Me encantan las ciudades. Si me llevara a un bosque y me hiciera caminar mil metros, moriría. Pero, en cambio, si me lleva a una ciudad de cualquier país (España, Somalia, cualquiera) sabré sacarme las castañas del fuego. Me siento cómodo en estos espacios.

-De hecho, usted se crio en un barrio conflictivo de Boston.

-Sí, ahí crecí. Y me marcó tomar el metro hacia el vecindario de al lado y ver el centro de la ciudad, cruzar el río… Esto me ha otorgado una especie de amor al miedo.

-¿Fue esto lo que le impulsó a escribir novelas criminales?

-Diría que sí. Estoy fascinado con la idea de que las cosas no vistas tienden a ser las que realmente mueven la ciudad. Por ejemplo, en Barcelona, ¿no tenéis un gran caso de corrupción ahora mismo? [la última redada de la Guardia Civil por el caso 3 % de CiU se produjo en la semana de la entrevista]. Y es solo un atisbo de todo lo que está ocurriendo. Todas las cosas que suceden y tú desconoces son las que mueven tu ciudad y, con ella, el mundo.

-La serie «The Wire», para la que usted hizo guiones, le permitió escribir de estas realidades. ¿Qué se precisa para un buen diálogo?

-Un buen oído. No creo que uno pueda convertirse en escritor sin al menos un talento para escribir: has de ser capaz de construir una buena historia, de describir cosas, tus diálogos deben ser auténticos.... Yo, por ejemplo, tengo la habilidad de hacer que la gente hable y de que esto parezca real. La tengo desde muy joven, probablemente porque crecí en un mundo en donde la gente hablaba de manera muy viva.