Cruise, indocumentado y pobre

Resulta patético verlo al mando de un vehículo tristemente gripado. Miras a ese hombre cincuentón y te preguntas que lo impulsa a meterse en un producto tan desangelado


Nunca vuelvas atrás. Tom Cruise debería haber seguido ese consejo. Resulta patético verlo al mando de un vehículo tristemente gripado. Miras a ese hombre cincuentón y te preguntas que lo impulsa a meterse en un producto tan desangelado. ¡Pero, hombre, Tom, si ya tienes la sexta entrega de Misión imposible en preproducción para hacer caja! Pues no, parece que a Cruise no le bastaba con Ethan Hunt y tuvo que poner de nuevo en la carretera a su anodino héroe Jack Reacher, haciendo dedo, a ver hasta donde lo llevan las botas. Si la primera entrega cinematográfica del personaje literario creado por Lee Child aún tenía medio pase -gracias a villanos como Werner Herzog-, esta segunda parte del aprendiz de Jason Bourne es tan aburrida y blandita que deja mal cuerpo. Seguramente no se lo podemos reprochar a la dirección artesana de Edward Zwick - autor de Tiempos de gloria o El caso Fischer- sino a los disparatados diseños de producción que se les ocurren a las actuales comadres ejecutivas de Hollywood.

Y eso que la secuencia inicial prometía: dos tipos noqueados en la calle, el sheriff chulito que identifica al hombre que los mandó a dormir -el lector ha acertado: Tom Cruise- y que perita las pertenencias del forastero: un carné caducado, treinta y ocho dólares y un cepillo de dientes. Sonríes un poco. Pero solo cinco minutos después ya nada nos volverá a interesar, ni siquiera la amiguita del protagonista -la Cobie Smulders de la serie Como conocí a vuestra madre, cada vez más parecida a Demi Moore-, una oficial del ejército acusada de robar información clasificada. Y casi sin recursos encontramos a la adolescente Danika Yarosh -gracias del guion, podría ser la hija de Reacher- o al cazador letal Patrick Heusinger. Un flashback en Afganistán, unos platos rotos en la refrigeradora de una cocina, dos chistes cuarteleros -«me desperté una mañana y no me gustó como me quedaba el uniforme», dice el ex militar Reacher- y la preceptiva persecución final entre el desfile de los muertos de Nueva Orleans (fusilando la apertura del último Bond) son la pobre parte del león que nos queda.

«Jack Reacher 2: Never go Back»

EE.UU., 2016.

Director: Edward Zwick.

Intérpretes: Tom Cruise, Cobie Smulders, Danika Yarosh, Aldis Hodge, Sue-Lynn Ansari, Robert Knepper, Madalyn Horcher, Patrick Heusinger.

Acción. 118 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Cruise, indocumentado y pobre