Paseo dialogado por los mapas de la memoria

El periodista Emilio Gancedo recupera el sentido común del rural en «Palabras mayores»


redacción / la voz

El viaje empezó en Galicia. En la ría de Aldán y en Castroverde. Y durante varios meses le llevó por toda la geografía española al encuentro de unos tipos anónimos de marcadísimo perfil a los que solo había que poner el oído. Y el periodista Emilio Gancedo (León, 1977) tiene bien entrenado ese sentido. Ese, y el de la vista para advertir que hace falta sosiego en medio del ruido diario, de los flashes informativos, de las noticias rápidas sobre la crisis... Palabras mayores (editado por Pepitas de calabaza) es la obra que compila todo ello, una suerte de mapa de la memoria a través de esos hombres y mujeres del rural. «Es un intento de aprovechar, de rebañar los últimos restos de sabiduría natural y de sentido común que tan característicos eran de las sociedades campesinas tradicionales», relata el autor.

El trabajo le llevó a conocer y dar voz a gente más célebre, como el fotógrafo lucense Baldomero Pestana, o más desconocidos como el gaiteiro José Fernández Canosa. Hay en ambos, y en todos los protagonistas de esta obra, «un modo de ver las cosas sufrido pero optimista, humilde pero emprendedor, con una memoria llena de esfuerzos y pérdidas pero a la vez teñida de un humor y una humanidad que hoy brilla por su ausencia».

Para encontrar los perfiles que buscaba por Asturias, Galicia, La Rioja, Aragón, el País Vasco, Andalucía... Gancedo se apoyó en colegas de profesión, profesores, investigadores... El resultado es una soberbia crónica entre el periodismos y la etnografía, un «libro de viaje muy extraño». Que sirve de homenaje a sus protagonistas y de remedio para tiempos complejos como los actuales: «Si aquella gente pudo hacer frente a una guerra, a una posguerra y a un mundo de trabajos y carencias extremas que hoy nos resulta casi inconcebible, ¿en qué valores y actitudes se apoyaron? ¿Y no nos serían esos valores enormemente útiles hoy para encarar nuestra crisis, un problema que palidece ante los retos que tuvieron que afrontar ellos?», se pregunta. «Quizá -viene a contestarse- parte de la respuesta a la crisis no esté en Bruselas o Berlín, sino mucho más cerca, en ese sistema de ayuda mutua que garantizaba la supervivencia de los habitantes del medio rural hasta hace no tantas décadas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags

Paseo dialogado por los mapas de la memoria