La plástica gallega va al mercado

Rodri García A CORUÑA / LA VOZ

CULTURA

Ferreras y Quintana, ante una de las obras inéditas, «La moza», de Sotomayor.
Ferreras y Quintana, ante una de las obras inéditas, «La moza», de Sotomayor. CÉSAR QUIAN

Obras de Maside, Lugrís, Laxeiro o Nóvoa, en exposición y venta

20 jun 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Está a la venta pero no es la colección de arte de la Fundación Novacaixagalicia. Desde la entidad insistían ayer en que solo han cedido la tercera planta de su sede de A Coruña para una exposición que lleva por título Cen anos de arte galega. Grandes mestres. En esta muestra, promovida por la galería compostelana José Lorenzo, se pueden ver obras de los grandes de la plástica gallega: Sotomayor, Maside, Laxeiro, Colmeiro, Urbano Lugrís, Castelao, Leopoldo Nóvoa, Arturo Souto, Luis Seoane, Díaz Valiño, Manuel Prego o Xaime Quessada.

Durante el recorrido por la exposición, dos de los responsables de la misma, José Carlos Quintana y David Ferreras, destacaban que en la misma se incluyen cuadros que se exhiben por primera vez como son La moza, del genio ferrolano Álvarez de Sotomayor, y una maternidad de Prego de Oliver.

La muestra arranca en el siglo XIX, del que destacan «una extraordinaria obra de Garabal Louzao, que se considera iniciadora de la tipología popular de denuncia en Galicia». Y es que en la exposición hay «piezas representativas de cada artista» si bien en algunos casos, como el de Urbano Lugrís, «las obras son muy escasas». De este artista ofrece dos cuadros, y uno de ellos es un paisaje gallego «en que aparecen todos los elementos característicos de su obra y que permite reconocer la vertiente más costumbrista del artista», detallan los organizadores.

También de Leopoldo Nóvoa se exhiben dos lienzos que muestran la evolución del pintor pontevedrés, ya que uno de ellos es posterior al incendio de su estudio en París y por ello integra la ceniza que caracterizó desde entonces su obra; la otra tela es anterior y representa una producción mucho más luminosa y con otro elemento de su pintura: los cordeles o, como los describió Cortázar, los piolines de Nóvoa.

La exposición, que podrá visitarse hasta finales de agosto, cuenta asimismo con una serie de esculturas como «una elegante bailarina en bronce del ourensano Manuel Buciños». Xoán Piñeiro, Camilo Otero o Xurxo Vázquez son otros artistas presentes con obra escultórica.

Sobre la cotización de las piezas -ya que la adquisición es posible-, los organizadores indicaron que la más cara estaba en los 200.000 euros, «pero -añaden- las hay que se pueden comprar a partir de los 3.000 euros».