El mundo cinematográfico llora la muerte de Amparo Rivelles

EFE

CULTURA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, calificó a la intérprete como «una de las más grandes e inolvidables»

08 nov 2013 . Actualizado a las 22:52 h.

«Inolvidable», «única» y «extraordinaria» son algunos de los muchos adjetivos que el mundo de la cultura, y la sociedad en general, han dedicado a la actriz Amparo Rivelles, fallecida anoche en Madrid a los 88 años, y a la que se recordará como la elegante «gran dama» de la escena.

Unos escenarios que Amparo Rivelles pisó por primera vez en Santander a los 14 años y en los que reinó hasta el 2006, cuando decidió retirarse del teatro, el cine y la televisión. Su sobrino Luis Merlo aseguraba que esta decisión de la matriarca de una de las sagas más conocidas del teatro español fue debida al «respeto absoluto» que sentía por su público.

Una lesión en la espalda le llevó a retirarse cuando todavía estaba perfectamente cualificada: «su movilidad no era la que ella deseaba tener en un escenario y dijo: ya no quiero ofrecer una versión de mí inferior a la que he ofrecido», explicaba Merlo.