«Empecé en la tuna y aquí estoy»

Elegido el mejor tenor español, protagoniza hoy el 61 Festival de Ópera

Celso Albelo  actúa esta noche y el próximo viernes en el Festival de Ópera de A Coruña.
Celso Albelo actúa esta noche y el próximo viernes en el Festival de Ópera de A Coruña.

A Coruña / La Voz

Catorce años se cumplen hoy del fallecimiento de Alfredo Kraus. La hija del tenor canario, Rosa, asistirá esta noche, a las 20 horas en el Palacio de la Ópera de A Coruña, al inicio del 61 Festival de Ópera de la ciudad, que tendrá entre sus protagonistas a otro canario, Celso Albelo. El año pasado fue elegido mejor tenor español y hoy compartirá escena, entre otros, con la soprano María José Moreno y el barítono Javier Franco. Están agotadas las entradas y habrá otra función el próximo viernes a la misma hora.

-¿Cómo valora «Lucia di Lammermoor»?

-Cualquier ópera representada siempre es difícil de cantar. Lucia... es uno de los clásicos del romanticismo, del repertorio de Donizetti. La protagonista es ella, Lucia [María José Moreno], y yo soy Edgardo, su enamorado. Las dificultades vocales para los dos intérpretes son extremas. Es una gran obra, un claro ejemplo del bel canto italiano.

-Y todo un drama...

-Sí, sí. Casi todos mueren, por amor o por desamor. Es una historia muy romántica donde podemos encontrar el amor a la patria, el amor a la mujer, los enredos de la Corte, los odios, las envidias e incluso los matrimonios por conveniencia... Y todo eso se desarrolla durante dos horas y media de una manera sublime.

-¿Prefiere dramas o comedias?

-Tengo la suerte de que suelo enamorarme del rol que estoy haciendo. Me siento cómodo tanto en una cosa como en la otra. La escritura de Donizetti siempre se ha adecuado bien a mis características vocales, tanto en la manera que tiene de tratar la cosa más jocosa como el drama, que es el caso Edgardo.

-Edgardo es el señor del castillo y usted el señor de los tenores, ¿cómo lleva eso de ser el mejor?

-Con responsabilidad y con ganas de seguir trabajando. Los premios no amargan a nadie, lo que hacen es que confirman el trabajo que uno va haciendo. Lo interesante ahora es seguir manteniendo el nivel y no defraudar.

-¿Cómo se pasa de la tuna a ser el mejor tenor?

-Eso mismo me pregunta mi madre y muchas veces, a solas, también me lo pregunto [risas]. A mí me gustaba cantar y tocar y todo el mundo sabe del arraigo del folclore, de las tunas, en Canarias. Empecé a cantar y poco a poco fui descubriendo la voz y aquí estoy... No hay más.

-¿Alguna receta para ello?

-La disciplina y el trabajo. No tienes que tener un cuidado especial pero tienes que estar siempre atento a las corrientes de aire, a no comer cosas con mucho picante o que te produzcan reflujo estomacal, porque eso afecta muchísimo; no hablar en voz alta... Eso es como montar en bici, que uno no va pensando en el equilibrio, sino dando pedaladas. Luego el estudio, unos de 45 minutos diarios de vocalización y, si estoy preparando algún papel, una o dos horas con la partitura.

-El año pasado iba actuar en tantos sitios que resumía que tenía la lavadora en Madrid y luego se movía. ¿Sigue ahí?

-Ahora está entre Madrid y Roma. De aquí me tengo que ir a Londres para un recital, luego a China, donde debuto con La Traviata. En el mes de octubre descanso, que ha sido una temporada dura. En noviembre empezaré en Valencia, Madrid, Liceo de Barcelona, Viena...

Celso Albelo Tenor protagonista de «Lucía di Lammermoor»

«De aquí me voy a Londres, para un recital, y luego a China, con ?La Traviata?»

Votación
4 votos

«Empecé en la tuna y aquí estoy»