Mo Yan replica a los disidentes que escribe «con graves riesgos»

esperanza calvo PEKÍN / E. LA VOZ

CULTURA

Mo Yan, ayer, en la multitudinaria rueda de prensa que ofreció para replicar a sus críticos.
Mo Yan, ayer, en la multitudinaria rueda de prensa que ofreció para replicar a sus críticos. wang wei efe

El autor reclama la excarcelación de Liu Xiabo, Nobel de la Paz en el 2010

13 oct 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

Apenas habían transcurrido unos minutos de la concesión del Nobel de Literatura a Mo Yan cuando aparecieron las primeras críticas en Internet. Mientras millones de personas le felicitaban en las redes sociales, varios disidentes y artistas como Ai Wei Wei rechazaban al que consideran un «intelectual del régimen». La crítica más dura, sin duda, fue la de Liao Yiwu, el poeta de la masacre de Tiananmen. Exiliado en Alemania, llamó «canalla» a Mo Yan desde la Feria del Libro de Fráncfort, donde participaba. «Mo Yan hace pocos meses organizó un acto con cien escritores en el que cada uno de ellos transcribió un texto de Mao como muestra de fidelidad al régimen. Eso les da una ida del personaje», dijo Liao, un luchador incansable por la democracia. Su famoso poema premonitorio de la matanza de Tiananmen le costó cuatro años de cárcel y más tarde, el exilio. Para la disidencia, Mo Yan nunca se ha implicado en la defensa de los derechos humanos y las libertades en China. Es vicepresidente de la Asociación de Escritores chinos, lo que para muchos delata sus buenas conexiones con el Partido Comunista chino.

Sin embargo, a Mo Yan le ha faltado tiempo para pedir la liberación de Liu Xiaobo, cuya silla vacía en la entrega del Nobel en el 2010 está en la memoria de todos. Lui fue condenado a 11 años de cárcel en el 2009 por «incitar a la subversión del Estado» en sus escritos. Su mujer continúa en arresto domiciliario, aunque contra ella no existen cargos. En sus declaraciones a varios medios chinos, Mo Yan también ha dicho que los que le critican nunca han leído sus libros: «Si lo hubieran hecho, habrían visto que los escribo bajo una gran presión y asumiendo graves riesgos».

No se sabe la cara que habrán puesto los dirigentes del partido al escuchar la declaración de Mo sobre Liu Xiaobo, pero en los informativos de la noche pasaron por alto la mención, a pesar de que se emitió un programa especial sobre el nuevo Nobel. El Gobierno chino, muy crítico con la concesión del Nobel de la Paz a Liu en el 2010, se ha deshecho en halagos ante el premio a Mo. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino destacó los «extraordinarios logros literarios» del escritor y Li Changchun, jefe de propaganda del Partido, dijo a la agencia Xinhua que el triunfo del escritor es un reflejo de «la prosperidad y el progreso de la literatura china, así como la fuerza nacional y la influencia cada vez mayores».