En la primera línea del frente

alberto mahía A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

En la imagen, de izquierda a derecha, cuatro de las funcionarias del juzgado de violencia, Begoña, Emilia, Helen y Dulce.
En la imagen, de izquierda a derecha, cuatro de las funcionarias del juzgado de violencia, Begoña, Emilia, Helen y Dulce. a. m.

Diez personas atienden todos los años 1.200 causas de malos tratos

25 nov 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Todos los días se levantan para ir a trabajar sin saber por cuántas horas. Ocho, diez, doce... En un lugar donde nunca pasa nada bueno, en el juzgado de Violencia Contra la Mujer de A Coruña, uno de los dos que hay en Galicia -el otro está en Vigo-. Son funcionarias, se llaman Begoña, Emilia, Helen y Dulce, y, junto a sus otras cuatro compañeras, el juez y la secretaria, resuelven todos los años alrededor de 1.200 asuntos, tanto penales como civiles. Necesitan más medios y personal.

Estas cuatro mujeres tienen que hacer de todo. Hacen de psicólogas porque las víctimas, en la mayoría de los casos, aparecen destrozadas, sin saber qué hacer ni a dónde acudir. Ellas les asesoran y les dan consuelo. Cuando la que acude a denunciar lo hace con sus hijos porque no tiene con quién dejarlos, estas mujeres se los cuidan. O se desviven por localizar a familiares.

Aparte de todo eso, no tienen ni un minuto de respiro en toda su amplia jornada laboral. Porque desde que una víctima entra en el juzgado «todo se vuelve urgente», pues el juez debe decretar las medidas en el mismo día. Y si hay menores, se debe decidir con quién se va el niño, si el padre lo puede ver, si este ha de llevar una pulsera telemática... Son muchos los asuntos, autos, decretos que hay que escribir y resolver, como quebrantamientos de condena, órdenes de alejamiento, encargar y recibir informes forenses, entre otras muchas más cosas.

Dicen que si el equipo psicosocial del Imelga fuese más numeroso, podría haber un psicólogo permanente en el juzgado para asistir a las víctimas. Y si el juez contara con más funcionarias, las víctimas recibirían mejor respuesta y apoyo. Es fundamental también habilitar un lugar en el que esas mujeres se sientan protegidas y asistidas, no como ahora, que «han de compartir un espacio minúsculo con el resto de víctimas» en un juzgado donde es fácil que agresor y agredida se encuentren de frente.

Pablo Valeiras, del sindicato Alternativa na Xustiza-CUT, recuerda que estos juzgados nacieron «como ferramenta contra esta lacra», pero sostiene que «non funcionan como debería». Responsabiliza a Feijoo y al conselleiro Rueda, que son «os que decidiron os recortes». Mientras esto no se resuelva, la situación «seguirá siendo caótica». No es esta «una reivindicación laboral, sino del sistema», aclaran.

funcionarias juzgado de violencia contra la mujer de a coruña

Concentraciones, jornadas y actos contra la «lacra» machista en ciudad y comarca

La ciudad y su comarca acogerá hoy decenas de actos, jornadas y concentraciones contra la violencia de género. Así la concejala de Diversidade estará a las 9 de la mañana en el Fórum Metropolitano para participar en una jornada sobre la prevención.

Los sindicatos también están muy presentes en este día internacional. UGT se concentrará al mediodía frente a la Delegación del Gobierno y la CIG lo hará en la plaza Luis Seoane.

Otras instituciones, como la Asociación de la Prensa de A Coruña, aprovecha esta jornada para mostrar su repulsa ante la violencia contra las periodistas, especialmente en el acoso en Internet que sufren muchas profesionales. La UNED Sénior organizó, por su parte, una jornada sobre la violencia de género; mientras que Amnistía Internacional ofrece un obradoiro y una exposición en el centro Ágora.